Insights

La Confianza del consumidor argentino crece 8 puntos frente el trimestre anterior
News

La Confianza del consumidor argentino crece 8 puntos frente el trimestre anterior

Mientras que el nivel de confianza de los consumidores a nivel global se incrementó 1 punto en el primer trimestre de 2015 ubicándose en 97, en Latinoamérica el índice retrocedió a 86 cayendo dos puntos y alcanzando su nivel más bajo desde 2011.

En Argentina, el nivel de confianza se recuperó en el primer trimestre del año luego de varios períodos  consecutivos de profundas caídas, creciendo 8 puntos en comparación con el trimestre anterior y ubicándose en 75.  No obstante continúa presentando uno de los niveles de confianza más bajos de la región junto con Venezuela.

En el inicio de 2015, las perspectivas de los argentinos en relación al futuro se tornaron menos pesimistas impulsando la mejora del índice, probablemente de la mano de un cambio en las  expectativas de cara a las próximas elecciones. De esta manera, el porcentaje de argentinos que considera que las perspectivas laborales para los próximos 12 meses serán malas disminuyó de un 37% en el último trimestre de 2014 a un 24% en el primer trimestre de 2015. Mejoró también la percepción en torno a las finanzas personales, disminuyendo de un 57% a un 51% el porcentaje de consumidores que considera  que éstas serán malas o no muy buenas en los próximos doce meses.

Tomando en cuenta el nivel de confianza en la región y su sentimiento sobre el momento que atraviesan, la percepción general de la región en cuanto a los temas que son de importancia actualmente de sigue presentando la economía como un factor importante, seguido de la seguridad en el trabajo y el crimen. Sin embargo para los argentinos varía un poco el orden, ubicando primero al crimen, en segundo lugar a la seguridad en el trabajo y finalmente a la economía. 

Con un panorama de estas características, los argentinos han cambiado un poco los hábitos de consumo para evitar hacer gastos innecesarios, entre los cuales aparecen más fuertes los recortes en el entretenimiento fuera de casa, gas, electricidad y teléfono, compra de vestimenta, las comidas fuera de casa y el cambio a marcas más baratas.

Aún con un 2015 bastante retador, Argentina en general aún piensa rescatar parte de sus ingresos para varias actividades luego de cubrir las primeras necesidades. En primer lugar aparecen los ahorros, seguido por las vacaciones, y en tercer lugar aparece el pago de deudas y la compra de nueva vestimenta.