Insights

Confianza del Consumidor en Chile cae de 80 a 78 en el segundo trimestre de 2016
News

Confianza del Consumidor en Chile cae de 80 a 78 en el segundo trimestre de 2016

Después de un período relativamente estable, la confianza de los chilenos en el segundo trimestre de 2016 cayó 2 puntos, ubicándose en 78*. Así lo refleja nuestro Estudio Global sobre Confianza del Consumidor, elaborado en más de 60 países del mundo, entre los cuales están siete países de América Latina. Perú (102) y Colombia (85) fueron los países de la zona en los que se observó aumento en la confianza. Brasil, la mayor economía, permaneció estable en 74, mientras que México (83), Argentina (71) y Venezuela (58), así como Chile, bajaron.
* Niveles de índice por encima y por debajo de 100 indica el grado de optimismo/pesimismo.

En un entorno incierto, 74% de los chilenos encuestados cree que el país está en recesión en este momento (vs. 69% en Q1) y 46% piensa que la situación seguirá siendo la misma en los próximos 12 meses (vs. 41% en Q1). Un poco más de la mitad de los encuestados (56%) cree que las oportunidades de trabajo locales no serán buenas de aquí en adelante (vs. 60 % de la región). Sin embargo, el 40% piensa que el estado de sus finanzas personales será bueno en el mismo período (vs. 45% en LatAm).

La situación de la confianza del consumidor chileno está muy asociada a dos puntos esenciales: primero con la percepción negativa acerca de las perspectivas de crecimiento de la economía nacional, que es directamente impactada por la devaluación del cobre y de la minería en general, por la disminución de demanda de China, así como de otros mercados internacionales, y por la devaluación del peso chileno frente al dólar. Segundo, la confianza está relacionada con seguridad laboral. En la encuesta de Nielsen, la perspectiva no es nada positiva en relación a las ofertas de empleo y acompaña directamente los niveles de la tasa de desempleo oficial de Chile (del Banco Central). Estos dos factores son los que provocan los sentimientos más fuertes de incertidumbre en el consumidor chileno.

MÁS CONSERVADORES CUANDO SE TRATA DE GASTAR

Esta situación no tan optimista está afectando el bolsillo de los chilenos, que se adaptan a una nueva realidad, buscando alternativas para seguir consumiendo o incluso reduciendo el volumen de compras. 51% de los consumidores cree que ahora no es un momento tan bueno para gastar dinero en cosas que necesitan o que quieren (vs. 48% en LatAm). Después de cubrir los gastos de vida esenciales, las prioridades de los chilenos para utilizar el dinero sobrante son ahorrar (45%), pagar deudas, tarjetas de crédito y préstamos (38%), y comprar ropa nueva (28%).

En la medida en que las condiciones económicas mejoren, 53% de los encuestados tiene la intención de seguir comprando marcas más baratas, 51% gastando menos en ropa nueva

y 49% excluyendo gastos con alimentos para llevar al hogar.

¿Y cuáles son las grandes cuestiones que más preocupan a los encuestados en Chile en los próximos seis meses? La estabilidad laboral (40%), el crimen (24%) y las deudas (21%) ocupan los primeros lugares en el ranking del segundo trimestre de 2016.

CONFIANZA DE LATINOAMÉRICA SE MANTIENE ESTABLE PERO DEBAJO DE OTRAS REGIONES

La confianza del consumidor en la región Latinoamérica no presentó mayores variaciones y registró el menor puntaje, casi en los mismos niveles que la Unión Europea (79) y muy por debajo del índice Global (98), Norteamérica (111), Asia Pacífico (107) y Medio Oriente (89).

Acerca del estudio Global de Nielsen

La Encuesta Global de Nielsen sobre Confianza del Consumidor e Intenciones de Compra, se realizó entre  el 9 y el 27 de mayo de 2016. Fueron encuestados más de 30.000 usuarios de Internet en 63 países en Asia Pacífico, Europa, América Latina, Medio Oriente, África y América del Norte. El índice de Nielsen mide percepciones sobre perspectivas de trabajo local, finanzas personales e intenciones de compra inmediatas. También pregunta sobre el optimismo / pesimismo del consumidor. La muestra tiene cuotas por edad y género para cada país en base a su penetración de Internet, se pondera para representar a los usuarios de Internet y tiene un margen máximo de error de ±0.6%. Este estudio de Nielsen está basado en el comportamiento solamente de aquellos con acceso a Internet. Las tasas de penetración de Internet varían según el país. Nielsen utiliza un estándar mínimo de reporte de 60% de penetración de Internet o 10 millones de población online para incluir en el estudio. Los hallazgos de este estudio están basados en encuestados con acceso a Internet en 63 países. Si bien la metodología de una encuesta en línea permite un gran alcance a escala global, ofrece una perspectiva única sobre los hábitos de los usuarios de Internet, no del total de la población. En los mercados en desarrollo donde la penetración de Internet no ha alcanzado su mayor potencial, las audiencias tienden a ser más jóvenes y con mayor poder adquisitivo que el resto de la población del país. Además, los resultados de la encuesta se basan en el comportamiento declarado, más que en mediciones reales.