Insights

Reconociendo el poder de las mujeres a través del consumo
News

Reconociendo el poder de las mujeres a través del consumo

Antes de terminar esta década las mujeres serán las dueñas del 75% del gasto discrecional en el planeta, lo que les dará un gran poder en la prosperidad de los mercados en el mundo. Esta cifra es un indicador de que la lucha por la equidad de género está dando frutos, pero también es un llamado de atención a los fabricantes y minoristas, sobre la forma como sus marcas están llamando la atención de las consumidoras.

En Colombia, como en el resto del mundo, las mujeres han aumentado sus niveles de educación y su participación en puestos de trabajo de alto liderazgo, sin embargo siguen soportando en sus hombros la mayor parte de las cargas domésticas.

Noventa y uno por ciento de las colombianas dice que tiene la responsabilidad compartida o principal de las compras diarias, las tareas domésticas y la preparación de alimentos. Significa que las mujeres tienen demandas adicionales cada semana y menos tiempo para satisfacerlas.

Cada vez conocemos más historias de mujeres fuertes, pero también notamos que las marcas aún creen que la manera de reconocerlas es a través de la versión rosa de sus productos. La pregunta es si estas versiones de productos de género son lo que las mujeres quieren y necesitan. 

Las empresas deben buscar conectarse con las consumidoras de una manera auténtica, a través de productos y experiencias que, aunque no son exclusivamente femeninas, contribuyen a causas de mujeres. ¿Cuáles son los factores decisivos para llegar directo a las mujeres consumidoras?

Las mujeres están buscando formas de equilibrar sus vidas complicadas. Necesitan conveniencia que reduzcan el tiempo que ocupan completando las tareas diarias. En Colombia el 61% de las mujeres, según el estudio Nielsen Retail Growth Strategy, dice que una ubicación conveniente de la tienda es un factor muy influyente a la hora de decidir dónde comprar. La creciente expansión de formatos de tienda pequeños en la región es evidencia de esto. 

El comercio electrónico es otra clara solución y aunque en el mercado del consumo masivo está en sus primeras etapas, hoy el 27% de mujeres en Colombia ha comprado alimentos en línea y continúa en la búsqueda de experiencias de compra en la web, sin riesgos, sin sacrificar la comodidad y a buen precio, según el estudio Nielsen’s Future Opportunities in FMCG E-commerce.

A pesar de las presiones financieras y laborales, las mujeres quieren vidas más saludables. Por eso, según el estudio Nielsen Global Health and Wellness, casi todas (94%) de las consultadas en Colombia, dicen que quieren cambiar sus hábitos.

Las mujeres en nuestro país examinan más los productos en el anaquel que los hombres. Aquellos que tengan etiquetas transparentes, que sean abiertos sobre su origen y producción; tienen más probabilidades de ganar. El estudio Nielsen Global Sustainability, arrojó que el 43% considera que los ingredientes locales y la forma en la que se fabrican los productos son muy influyentes en la decisión de probar marcas nuevas y 60% dicen estar dispuestas a pagar un precio premium por productos con ingredientes orgánicos y naturales. 

Las mujeres son las responsables de la mayoría de las compras en el hogar y es más probable que compren productos amigables con el medio ambiente (seis de cada 10) y marcas de compañías que apoyan activamente las causas ambientales (ocho de cada 10). 

En conclusión, los productos y su comunicación deben respaldarse en una verdadera comprensión de las necesidades de una mujer y reflejar su realidad en la pantalla, en el anaquel y en la tienda.

Tras el mes del Día Internacional de la Mujer vale la pena preguntarse qué lugar ocupan ellas en su estrategia de negocio y, más allá de eso, en los valores fundamentales de su compañía. Las marcas que lo están haciendo bien, seguirán ganando espacio y a la vez contribuyendo efectivamente a la equidad.