INSIGHTS

La confianza del consumidor vuelve a crecer y alcanza ya los 62 puntos
Noticias

La confianza del consumidor vuelve a crecer y alcanza ya los 62 puntos

  • La economía y el empleo son las principales preocupaciones de los españoles, quienes rebajan levemente su inquietud por la recesión
     
  • Empeoran las perspectivas financieras para los próximos 12 meses y un 80% considera malas o muy malas las laborales

Madrid, 15 de julio de 2014 – Poco a poco el crecimiento de la economía española y las perspectivas que tienen sus ciudadanos se afianzan y mejoran. Por séptimo trimestre consecutivo, el índice de confianza del consumidor elaborado por Nielsen creció en España hasta alcanzar los 62 puntos en el segundo trimestre de 2014. Este dato muestra que la opinión de los españoles sobre la economía ha vuelto a mejorar levemente, afianzándose la percepción de estabilidad.

De hecho, a lo largo de los últimos doce meses, el índice de confianza del consumidor elaborado por la consultora Nielsen arroja una evolución positiva de 14 puntos. Eso sí, estos niveles de confianza en España se sitúan todavía por debajo de la media europea, que registra 77 puntos, y muy alejada de países con más poderío económico como Alemania (96) o Reino Unido (90). Especialmente sintomáticos son los bajos registros de Portugal (48) y Grecia (55) que son buena prueba de la más que difícil situación socioeconómica y laboral que atraviesan estos países.

Estos datos se desprenden del Índice Global de Confianza del Consumidor del segundo trimestre de 2014, elaborado por Nielsen en 60 países de todo el mundo. De vuelta a España, el informe pone de manifiesto cómo la situación de la economía es la principal preocupación para los ciudadanos seguido del empleo. En este sentido, se perciben tímidas mejorías respecto a la intensidad con la que estos problemas afectan a la mayoría de los españoles. Además, el gasto en facturas energéticas, sanidad y educación completan las cinco inquietudes más importantes para la ciudadanía.

Eso sí, pese a los datos positivos que se extraen del informe de Nielsen la percepción que tienen los españoles respecto a las perspectivas laborales siguen siendo demoledoras. En concreto un 81% de los consultados la valora como mala o muy mala para los próximos 12 meses.

Cuadro 1. La confianza del consumidor en Europa en el segundo trimestre de 2014

Fuente: Informe Nielsen ‘Confianza del Consumidor’

Empeoran las perspectivas financieras

Un indicador que muestra cómo todavía queda mucho camino por recorrer para salir de la actual crisis es la visión que tienen los ciudadanos sobre sus finanzas personales, ya que el 67% declara que son malas o muy malas. Esta cifra es un punto porcentual mayor que la registrada hace tres meses. Este indicador no es positivo pero encierra una nota esperanzadora ya que hace seis meses un 77% se declaraba en la misma situación, por lo que es evidente que la perspectiva economía de los ciudadanos ha mejorado en términos generales, pese al leve incremento registrado en el último trimestre.

Según el director general de Nielsen España, Gustavo Núñez, “las pequeñas mejoras que expresan los españoles son el preludio de una situación económica más desahogada que desembocará en un desarrollo del consumo y la demanda, que traerán aparejados un crecimiento en el empleo. De producirse esta secuencia de hechos entraremos en una espiral positiva que materializará el camino firme hacia la tan ansiada recuperación”.

Paso a paso

Aunque sea poco a poco y con pasos cortos algo está cambiando en la mentalidad de los españoles respecto a la crisis. De hecho, un 80% de los encuestados asegura que el país está en recesión, cinco menos que hace seis meses. Este dato, que es una muestra de estabilidad, nos acerca a la media europea en donde un 69% asegura que la economía se encuentra en esa situación. En cambio otros países de nuestro entorno registran peores ratios. En Italia un 95% de sus ciudadanos considera que están en recesión. Incluso en Francia, donde la perspectiva económica es sensiblemente mejor que la española, un 83% de los encuestados declara que el país sufre esa realidad.

Lo que no parece haber cambiado a positivo es el tiempo que tardará nuestra economía en abandonar la crisis, ya que tan sólo un 10% de los españoles piensa que el país saldrá de esta situación en los próximos 12 meses, mientras que un 73% no valora esta posibilidad.

¿Cómo ahorran los españoles?

En cambio una cifra que ha variado es que el 74% de los consultados en España considera que los próximos doce meses todavía serán malos para comprar cuando en el anterior trimestre era un 77%. Este dato es una señal de que aún las expectativas de consumo de la ciudadanía se mantienen y que la actitud de contención del gasto sigue aún muy presente.

Buena prueba de ello está en que, según el informe elaborado por Nielsen, un 69% de los españoles prefiere reducir el gasto en las facturas de gas y electricidad y un 64% renuncia al ocio fuera de casa como principales medidas de ajuste. Estas actitudes además, han calado profundamente en la ciudadanía ya que un 55% de los encuestados asegura que mantendrá ese patrón de ahorro en los costes energéticos una vez que haya concluido la crisis. En este sentido un 33% reducirá sus gastos de telefonía y 25% reconoce que usará menos el coche.

Acerca del informe

El informe internacional “Confianza del Consumidor” se realizó entre el 12 de mayo y el 30 de mayo de 2014 con la participación de más de 30.000 consumidores online de 60 países de Asia-Pacífico, Europa, América Latina, Oriente Medio, África y América del Norte. La muestra está segmentada en cada país por edad y sexo en función de sus usuarios de Internet y tiene un margen de error máximo de ± 0.6%. Este informe de Nielsen se basa en el comportamiento de los consumidores con acceso a Internet. Las tasas de penetración de Internet varían según el país. Nielsen utiliza un baremo mínimo de penetración de Internet del 60% o de 10 millones de usuarios para su inclusión en la encuesta. El informe global de Nielsen, que incluye este estudio sobre el índice de confianza, comenzó a elaborarse en el año 2005.