Sala de Prensa

La Confianza Del Consumidor Crece Siete Puntos En Portugal Hasta Los 51 Puntos, Según Nielsen

  • La conciliación familiar y el empleo son las principales preocupaciones de los portugueses, quienes rebajan levemente su inquietud por la recesión
  • No obstante, más del 77% reconoce que no tiene buenas perspectivas sobre sus finanzas personales para los próximos doce meses

Lisboa, 30 de abril de 2014 – Un pequeño haz de luz al final del túnel. Así se puede calificar el hecho de que la confianza de los consumidores portugueses haya registrado un aumento de siete puntos porcentuales en el primer trimestre de 2014. Ese el principal análisis que se puede extraer tras constatar que el índice de confianza del consumidor elaborado por Nielsen creció en Portugal hasta alcanzar los 51 puntos.

Este dato ofrecido por la consultora Nielsen confirma que la opinión de los portugueses sobre la economía ha mejorado levemente y que poco a poco la percepción ciudadana sobre la situación global del país mejora. Además, el conocimiento de este indicador coincide con el anuncio hecho público por el Gobierno de Pedro Passos Coelho el pasado domingo en el que confirmó que tras tres años de programas de austeridad el país abandonará el próximo 17 de mayo el rescate y la tutela de la Troika. La principal consecuencia de este hecho es que Portugal dejará de percibir más ayudas del Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, recuperará su soberanía economía y regresará por sus propios medios a los mercados internacionales.

Pese a este respiro para la economía portuguesa, la confianza del consumidor está aún muy alejada de la media europea que se situó en 75 puntos y de otros países del entorno europeo como Alemania (99) o Reino Unido (87). La situación portuguesa se asemeja más a la realidad de otros estados intervenidos por la Troika como Grecia (51) o con dificultades económicas como Italia (48) o España (61). Dentro del contexto internacional, el informe de Nielsen también pone de manifiesto que la tensión política y social en Ucrania hace que este país eslavo haya protagonizado la mayor caída en toda Europa, al pasar de 63 puntos en el último trimestre de 2013 a 56 en los tres primeros meses de este año.

Estas conclusiones se desprenden del Índice Global de Confianza del Consumidor relativo al primer trimestre de 2014, elaborado por Nielsen en 60 países de todo el mundo, incluido Portugal. En este informe se pone de manifiesto que la conciliación de la vida laboral y familiar es la principal preocupación para los portugueses, que junto al empleo identifican estas problemáticas como las más graves del país. Además, el precio de las facturas energéticas, la sanidad y la economía completan las cinco inquietudes más importantes para la ciudadanía lusa.

Aunque sea poco a poco y con pasos cortos algo está cambiando en la mentalidad de la población respecto a la crisis. De hecho, un 85% de los encuestados asegura que el país está en recesión, cuatro puntos porcentuales menos que hace tres meses. Este dato se acerca algo a la media europea en donde un 69% asegura que la economía se encuentra en esa situación. Incluso otros países del entrono registran peores ratios. En Italia un 95% de sus ciudadanos considera que están en recesión. Incluso en Francia, donde la perspectiva económica es mejor que la portuguesa, un 84% de los encuestados declara que el país sufre esa realidad. Por el contrario, tan sólo un 34% de los alemanes considera que esté en recesión, gracias a su economía saneada y su posición de liderazgo en el seno de la UE.

Aún lejos el fin de la recesión

De vuelta a Portugal, un dato que ha permanecido inamovible en el último trimestre es el tiempo que tardará la economía en abandonar la crisis según los ciudadanos, ya que tan sólo un 14% de los ciudadanos piensa que el país saldrá de esta situación en los próximos 12 meses. En cambio, otro de los indicadores que mide Nielsen en el Índice de Confianza del Consumidor, y que es una buena prueba de que algo se mueve en positivo en la percepción económica de los portugueses, hace referencia al dinero sobrante disponible una vez cubiertos los gastos básicos del hogar. El porcentaje de ciudadanos que tras los gastos de vivienda y alimentación no tiene dinero sobrante disminuyó en 7 puntos porcentuales respecto al trimestre pasado. De hecho, la encuesta pone de manifiesto que los portugueses pueden dedicar 4 puntos más a ahorrar y a las vacaciones.

¿Cómo ahorran los portugueses?

La mejora es evidente en los indicadores, pero no se pueden lanzar las campanas al vuelo, ya que el 85% de los consultados en Portugal considera que los próximos doce meses todavía serán malos o no muy buenos para comprar, señal inequívoca de las expectativas de consumo de la ciudadanía se mantienen y que su actitud de contención en el gasto sigue muy presente.

Buena prueba de ello reside en que, según el informe elaborado por Nielsen, un 60% de los consultados apuesta por reducir en las facturas de gas y electricidad y un 58% ahorra comprando marcas más baratas en alimentación como principales medidas de ahorro. Estas actitudes además, han calado profundamente en la ciudadanía ya que un 50% de los encuestados asegura que mantendrá esa actitud de ahorro en los costes energéticos una vez que haya concluido la crisis.

Una de las razones que explicaría esta actitud temerosa respecto al consumo podría explicarse por la percepción general que los portugueses tienen con sus finanzas personales, que pese a que también registra una mejora respecto al anterior periodo contabilizado, aún está muy alejada de la media europea -cifrada en 62%-. De esta manera un 77% de ciudadanos considera sus perspectivas financieras para los próximos doce meses como malas o no muy buenas, frente al 88% que se declaraba en la misma situación hace tres meses.

En cambio, las impresiones respecto al trabajo de los ciudadanos no experimentan avance alguno, sino todo lo contrario, ya que en el último trimestre de 2013 un 90% de los ciudadanos consideraba como mala o no muy buena su situación laboral en el corto plazo, mientras que en el primer trimestre de 2014, esa cifra aumentó hasta el 91%.

Según el director general de Nielsen España y Portugal, Gustavo Núñez, “pese a la evidente mejora en la percepción de los consumidores, aún nos queda un largo camino por recorrer. Que se reduzcan los niveles de desempleo es esencial para la recuperación de la demanda interna y la reactivación del consumo, cuya evolución positiva será el síntoma definitivo de que Portugal vislumbra el final de la crisis”.

Acerca del informe

El informe internacional “Confianza del Consumidor” se realizó entre el 17 de febrero y el 7 de marzo de 2014 con la participación de más de 30.000 consumidores online de 60 países de Asia-Pacífico, Europa, América Latina, Oriente Medio, África y América del Norte. La muestra está segmentada en cada país por edad y sexo en función de sus usuarios de Internet y tiene un margen de error máximo de ± 0.6%. Este informe de Nielsen se basa en el comportamiento de los consumidores con acceso a Internet. Las tasas de penetración de Internet varían según el país. Nielsen utiliza un baremo mínimo de penetración de Internet del 60% o de 10 millones de usuarios para su inclusión en la encuesta. El informe global de Nielsen, que incluye este estudio sobre el índice de confianza, comenzó a elaborarse en el año 2005.

Acerca de Nielsen

Nielsen Holdings N.V. (NYSE: NLSN) es una compañía global de información y medición, líder en marketing e investigación sobre el consumidor, medición de audiencias de televisión y medios de comunicación, así como en inteligencia online y telefonía móvil. En la actualidad, Nielsen tiene presencia en aproximadamente un centenar de países y sedes en Nueva York (Estados Unidos) y Diemen (Países Bajos). Más información en www.nielsen.com / www.nielseninsights.eu

Contacto:

Carolina Morales, +34 91 576 05 88, carolina@ioncomunicacion.es
Marcos García, +34 91 576 05 88, marcos@ioncomunicacion.es
Elena Alonso, +34 91 377 72 00, elena.alonso@nielsen.com