Insights

Bodegones: un fenómeno en auge en Venezuela
News

Bodegones: un fenómeno en auge en Venezuela

Por Celso Mosquera, Executive Select, Nielsen Venezuela

De acuerdo a un estudio realizado por Nielsen, el consumidor venezolano busca un producto económico y que esté disponible en el anaquel, teniendo en cuenta que para el primer semestre de 2018, la escasez de alimentos se ubicó por encima del 60% (Banca y Negocios).  

El año pasado fue un periodo en donde la inflación superó a la devaluación, haciendo que el poder adquisitivo del dólar se haya visto mermado debido a los crecientes incrementos en los precios.  Esto ha significado que los productos importados tengan precios competitivos frente a los nacionales y en algunas casos hasta más económicos.

Si evaluamos cuáles han sido las tendencias de búsqueda de los venezolanos, relacionadas con el dólar, en Google Trends, encontramos que para 2019 el dólar estadounidense es hasta 12,4 veces más buscado que el Bolívar, sin embargo, hasta 2018 esta relación no superaba las 4 veces. Por otro lado, Venezuela es el país con mayor Índice de búsquedas de la plataforma Zelle, a pesar de no contar con ningún banco inscrito en la misma y es el segundo país con mayor índice de búsquedas de Bank of America, aunque no exista ninguna sede en el país.   

Esta serie de factores abrieron paso a lo que hoy conocemos como “bodegones”, un canal muy parecido a un minimarket con un enfoque casi exclusivo a productos importados y con los precios marcados en USD. 

En un estudio realizado por Nielsen sobre 30 bodegones encontramos las siguientes características: el 73% representa ventas online, del cual el 65% utiliza las redes sociales como canal de ventas, principalmente Instagram y el 35% restante a través de su página web (E-Commerce), el 50% vende en tiendas físicas y el 80% sólo productos importados, el 20% presenta un esquema mixto nacional-importado.

Teniendo en cuenta las prioridades del consumidor, los bodegones solucionan su principal inquietud: les permite tener un producto disponible, incluso sin moverse de su casa (delivery) y a un precio competitivo frente a los canales tradicionales.

Según el Conference Board® Global Consumer Confidence Survey, el cual es realizado en colaboración con Nielsen, la principal preocupación del venezolano, después de la economía, es que continúen subiendo los precios de la comida. En este sentido, los bodegones ofrecen una salida, ya que al marcar sus precios en USD, el consumidor puede planificar su compra, no preocuparse de cuánto aumentó en bolívares y escoger cuál es su método de pago de preferencia.

En los bodegones el 90% de los pagos son en bolívares, 77% acepta efectivo en dólares, 70% Zelle, 23% Paypal y 37% otros medios de pago como Amazon Gift Cards, Criptomonedas, Western Union, entre otros.

Si bien el medio de pago más aceptado son bolívares no quiere decir que sea el más recibido, por lo que ¿es realmente más económico comprar en un bodegón?

Si evaluamos los precios de galletas, encontramos que el bodegón y el producto nacional están en un rango similar, en el bodegón unas galletas de chocolate con crema cuestan $6.0, mientras que en el nacional $6.4. Sin embargo, un bodegón puede ofrecer un portafolio mucho más amplio que el supermercado, lo cual influye sobre el momento de compra del shopper, ya que debemos recordar que el segundo driver es disponibilidad.   

Entendiendo la realidad de este nuevo canal, es importante conocer cuál es la oferta que tienen en el punto de venta. De acuerdo a un estudio realizado por Nielsen, encontramos que la oferta está muy concentrada, es decir, en solo 3 cestas concentran el 67% de los productos (25% Otros Alimentos, 22% Cuidado Personal y 20% Impulsivos).

El top 6 de categorías son chocolates, shampoo y acondicionador, cereales, galletas, snacks y desodorantes.  A pesar de que para 2017 el 80% de los hogares no tenía seguridad alimentaria (ENCONVI, 2017), la primera categoría que está presente en los bodegones es chocolate, no siendo un artículo de primera necesidad.

Los bodegones ofrecen productos donde el portafolio en los comercios regulares es limitado o inexistente, sumado a las marcas que el venezolano siempre compraba y que ya no están disponibles en el anaquel.

Aparentemente las condiciones están dadas  para que los bodegones sigan siendo un canal en crecimiento. No obstante, la verdadera pregunta es ¿hasta cuando? Con un dólar que fortaleció un 56,3% su valor frente al bolívar en el mes de julio ¿seguirá siendo competitivo el precio de los productos importados?

Es muy probable que siempre exista un público para este nicho de productos importados, pero no necesariamente será de la misma magnitud que hoy. En consecuencia, muchos bodegones tendrán que cerrar sus puertas y solo quedarán aquellos que logren adaptarse a las necesidades del mercado.