Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

Tiempo de reproducción: ¿Qué actitudes de los consumidores marcarán la guerra del streaming?

4 minutos de lectura | Febrero de 2020

Una nueva era de los medios de comunicación está sobre nosotros. A medida que una serie de poderosas empresas de medios de comunicación entran a lo grande en el mercado del vídeo en streaming, la oferta en este prometedor ámbito nunca ha sido mayor. El clamor por participar en el boom del streaming es cada vez más fuerte, pero cuando se trata de determinar los éxitos y los fracasos, el consumidor es quien decide en última instancia.

Los creadores de contenidos y las plataformas que luchan por la audiencia se alegrarán de saber que los consumidores están dispuestos a coronar a varios campeones. Según la edición especial de Streaming Wars del Informe de Audiencia Total de Nielsen, que es la principal fuente de información sobre los medios de comunicación a través de plataformas, personas y dispositivos, los consumidores de los hogares con capacidad OTT pasan casi una quinta parte (19%) de su tiempo de televisión en streaming, ya sea a través de modelos de suscripción de pago o con publicidad. Se trata de una cantidad considerable de la ya amplia dieta mediática de las audiencias actuales, sobre todo si se tiene en cuenta que el medio existe desde hace relativamente poco tiempo. Por no hablar de que se trata de una oportunidad excelente para llegar fácilmente a los consumidores en la era digital, utilizando interfaces que les resulten familiares y cómodas.

El informe también señala que el 60% de los estadounidenses están suscritos a más de un servicio de streaming de vídeo de pago. Y lo que es mejor, sobre todo para las plataformas que entran en el mercado del streaming, el 93% de los consumidores estadounidenses afirma que aumentará o mantendrá sus servicios de streaming actuales.

Con la carrera armamentística del streaming en aumento y la atención de los consumidores todavía en juego, ¿qué factores están obligando a la gente no sólo a mantener sus suscripciones de streaming, sino también a adquirir otras nuevas?

Es raro el consumidor que no considera el coste como una virtud importante, y eso no es diferente en el mundo del streaming. Según los encuestados, el precio es el atributo más importante para un servicio de streaming de calidad. Esto hace que las plataformas tengan que satisfacer el retorno de la inversión de los clientes y, al mismo tiempo, ser lo suficientemente asequibles para el resto de sus hábitos mediáticos. De hecho, cuando se les preguntó qué les hizo cancelar un servicio de suscripción de vídeo de pago, el 42% dijo que no lo utilizaba lo suficiente como para justificar el coste.


El 42% de los encuestados afirma que no utiliza el servicio lo suficiente como para que el coste merezca la pena

La interactividad fácil de usar desempeña un papel clave para los servicios de streaming y ocupa el segundo lugar en importancia para los consumidores. Las experiencias frustrantes de los usuarios o las interfaces de difícil navegación pueden no ser un buen augurio para la retención de abonados, especialmente cuando Internet ha cultivado una cultura de la comodidad y los consumidores tienen un montón de otras opciones de medios de comunicación a su disposición. Por supuesto, los contenidos también son de gran importancia para los consumidores, ya que la variedad y la disponibilidad de los mismos se sitúan entre los tres primeros atributos del streaming de vídeo.

Aunque hay innumerables atributos que hacen que un servicio de streaming resulte atractivo para los usuarios, el contenido es lo que en última instancia les hace teclear el número de su tarjeta de crédito y pulsar "Enter". Las cuatro razones principales por las que los participantes en la encuesta decidieron suscribirse a servicios de streaming adicionales se basaron en el contenido, siendo la razón principal la de ampliar el contenido que tenían disponible. 

El contenido siempre ha sido el rey, pero con el crecimiento del streaming, los creadores de contenidos y los propietarios de derechos tienen efectivamente más poder. Las plataformas deben ser capaces de mantener los programas que el público desea y, al mismo tiempo, ofrecer otros nuevos y atractivos para mantener su interés. Dondequiera que vayan los buenos contenidos, los suscriptores los seguirán. Cuando ese contenido se agote, no se sorprenda de que algunos de los suscriptores también lo hagan: el 20% de los consumidores dijeron que habían cancelado un servicio después de ver todo el contenido que les interesaba.

Apenas hemos entrado en el primer capítulo de las Guerras del Streaming, pero tenga por seguro que la lucha continuará. Las plataformas que sean capaces de adaptarse al mercado pueden llegar a la cima; si no siguen evolucionando ni ampliando sus bibliotecas de contenidos, los consumidores podrían sustituirlas.

Para obtener más datos sobre el streaming y el uso de los consumidores en las distintas plataformas, puede adquirir el informe Nielsen Total Audience Report haciendo clic aquí.