Ir al contenido
Información > Digital y tecnología

La edad de la tecnología: Las preferencias generacionales de visualización de vídeos varían según el dispositivo y la actividad

3 minutos de lectura | Abril 2015

En todo el mundo, los consumidores prefieren la televisión como dispositivo preferido para ver la programación de vídeo. Sin embargo, hay algunas diferencias regionales y generacionales en la forma de verlos.

En la encuesta sobre el panorama digital global de Nielsen, los encuestados de Asia-Pacífico, África/Oriente Medio y América Latina prefieren los teléfonos móviles para ver vídeos en casa más que los de Europa y América del Norte. Por ejemplo, entre los espectadores que dicen ver la programación de vídeo cuando están solos en casa, el 41% en África/Medio Oriente, el 40% en Asia-Pacífico y el 38% en América Latina dicen que lo hacen en un teléfono móvil, en comparación con el 24% en Europa y el 22% en América del Norte.

En cuanto a los dispositivos utilizados para ver la programación de vídeo durante las actividades que tienen lugar fuera del hogar, el uso del teléfono móvil tiende a ser similar en Asia-Pacífico, África/Oriente Medio y Europa. Mientras tanto, el uso está por encima de la media mundial en América Latina y por debajo en América del Norte. Por ejemplo, entre los encuestados que ven la programación de vídeo en su viaje de ida y vuelta al trabajo, el 59% de los encuestados en África/Oriente Medio, el 62% en Europa y el 66% en Asia-Pacífico lo ven en su teléfono móvil, en comparación con el 80% en América Latina y el 48% en América del Norte.

Por edad, los encuestados de la Generación Z y de la generación del milenio son más propensos que sus homólogos de más edad a declarar que utilizan uno o más dispositivos para ver vídeos en todos los lugares incluidos en la encuesta. El uso de teléfonos móviles y ordenadores en el hogar es especialmente elevado entre los consumidores más jóvenes. El 42% de los encuestados de la Generación Millennial y el 38% de la Generación Z que ven vídeo mientras están sentados en casa dicen que lo hacen en su teléfono móvil, en comparación con el 30% de la Generación X, el 18% de los Baby Boomers y el 6% de los encuestados de la Generación Silenciosa. 

"La Generación Z y los Millennials, los nativos digitales, son consumidores voraces de medios de comunicación, y los teléfonos móviles están en el centro de sus vidas", dijo Megan Clarken, vicepresidente ejecutivo de Nielsen Global Watch Product Leadership. "Para los consumidores más jóvenes, el teléfono móvil ya no es sólo para usarlo en los desplazamientos, sino en todas partes, incluso en sus salones. Los proveedores de contenidos y los anunciantes deben ser flexibles con sus enfoques para llegar a los consumidores donde están, en el dispositivo que están utilizando y durante las actividades en las que participan."

Fuera de casa, el teléfono móvil es el dispositivo preferido por casi todas las generaciones. El 66% de los encuestados de la Generación X y de la Baby Boomer que ven vídeos en su trayecto a casa desde el trabajo lo hacen en un dispositivo móvil, mientras que el 65% de los Millennial, el 64% de la Generación Z y el 56% de los encuestados de la Generación Silenciosa también lo hacen. Del mismo modo, entre los encuestados que ven vídeos mientras compran, el 74% de los Baby Boomer, el 70% de la Generación Silenciosa, el 66% de la Generación X y Millennial y el 65% de los encuestados de la Generación Z dicen verlo en un teléfono móvil.

El informe también analiza:

  • Cómo se consumen los contenidos en unas fronteras mediáticas que se reducen rápidamente.
  • La influencia de las redes sociales en cómo y cuándo miramos.
  • Estrategias para el éxito de la segunda pantalla.

Para obtener más detalles y conocimientos, descargue el Informe sobre el panorama digital mundial de Nielsen.

Acerca de la encuesta mundial de Nielsen

Los resultados de esta encuesta se basan en los encuestados con acceso a Internet en 60 países. Aunque la metodología de la encuesta en línea permite una escala enorme y un alcance global, sólo proporciona una perspectiva de los hábitos de los usuarios de Internet existentes, no de la población total. En los mercados en desarrollo en los que la penetración de Internet no ha alcanzado un potencial mayoritario, el público puede ser más joven y más rico que la población general de ese país. Además, las respuestas a la encuesta se basan en el comportamiento declarado, y no en los datos reales medidos.