02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Información > Medios de comunicación

Cómo ven los adolescentes El futuro (de los medios) está en sus manos

2 minutos de lectura | Junio 2010

En Estados Unidos, el uso que hacen los jóvenes de los medios de comunicación es muy diferente del de las generaciones mayores, pero es probable que converja con el de los mayores a medida que ellos también se hagan mayores, según Dounia Turrill, Vicepresidenta Sénior de Consumer Insights de Nielsen, en la conferencia Consumer 360 que se celebra hoy en Las Vegas.

Los jóvenes de 12 a 24 años están más conectados, son más expertos en tecnología y es más probable que utilicen dispositivos personales como teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y otros aparatos para ver vídeos. También es menos probable que vean la televisión tradicional. Pero gran parte de esto se debe a la necesidad económica y a las opciones de estilo de vida, y es probable que cambie a medida que los jóvenes se conviertan en la generación de más edad.

Los hábitos mediáticos de los jóvenes parecen tener más que ver con su etapa vital concreta que con su generación en particular. En general, los adolescentes que viven en casa tienden a ver más la televisión que los jóvenes de 18 a 24 años ocupados con la universidad o sus primeros trabajos. Pero la "primera pantalla", la televisión, es menos importante para ambos. Esto puede deberse a que no tienen televisor en sus habitaciones o dormitorios, o a que tienen que negociar el control del mando a distancia con otros miembros de la familia. El hecho de que los jóvenes de 18 a 24 años vean menos la televisión puede deberse también a que suelen salir más que los mayores (sobre todo en horas de máxima audiencia).

Terrill sostiene que, a medida que esas mismas cohortes envejezcan y se asienten, verán más la televisión. Al fin y al cabo, por fin tienen el tiempo, la oportunidad y la capacidad económica de controlar esa primera pantalla.

Esta tesis se ve corroborada por el comportamiento de las generaciones anteriores, que empezaron viendo poca televisión y luego la fueron viendo más a medida que envejecían.

visión-evolucionada

Los adolescentes de 2001 veían menos de 25 horas de televisión a la semana, pero en 2009, cuando entraron en la cohorte de 18-24 años, veían 31 horas de televisión. Y lo que es aún más dramático, los adultos jóvenes de 2001 veían menos de 25 horas de televisión, pero superaban las 36 horas semanales al entrar en la cohorte de 25-35 años.

Etiquetas relacionadas:

Seguir navegando por perspectivas similares