02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Información > Medios de comunicación

Cómo hemos cambiado nuestra forma de mirar

2 minutos de lectura | Monique Perry, Responsable del Grupo de la Industria de los Medios de Comunicación, Nielsen | Agosto de 2014

Hace cinco años, el iPad era un sueño y los teléfonos inteligentes, un lujo. En un momento en el que la mayoría de los editores estaban buscando formas de ofrecer contenidos a través de sus sitios web, sus consumidores ya estaban en el camino hacia una adopción de dispositivos multimedia sin precedentes históricos. Hoy, apenas media década después, las tabletas están presentes en la mitad de los hogares y siete de cada diez australianos mayores de 16 años ya tienen un teléfono inteligente.

El gasto en publicidad en línea ha superado ya a todos los demás medios. En 2003, se gastaron 236 millones de dólares en publicidad digital en su totalidad. Una década después, la publicidad en línea ha alcanzado los 4.000 millones de dólares, lo que equivale a una cuota del 28% del total de la publicidad en 2013. Este gasto se vio impulsado por la continua explosión del comportamiento de los consumidores en línea, sobre todo con los contenidos de vídeo en línea, las redes sociales y el uso de dispositivos móviles.

Actualmente hay 17,5 millones de australianos que gastan 14.900 millones de dólares en Internet y más de 285 horas de su tiempo al año.

EL FUTURO

Sin embargo, un cambio tan inmenso y rápido plantea inevitablemente retos a nuestra industria. El futuro inmediato da lugar a nuevos conceptos como la visibilidad, el comercio programático, la aceleración de la fragmentación de la audiencia y la proliferación de dispositivos y, por supuesto, la creciente necesidad de medir la audiencia, los contenidos y las campañas en todas las plataformas.

Nuestros clientes seguirán siendo empresas puramente en línea, un número cada vez mayor de operadores que aprovechan los activos multimedia, sitios web especializados con audiencias más pequeñas y muy comprometidas, y una combinación de gigantes locales y mundiales.

En la base de todo esto está la necesidad de proteger la privacidad y la seguridad de los datos personales que se recogen para proporcionar las métricas de nuestro sector. Es fundamental disponer de herramientas y métodos para salvaguardar el anonimato de los usuarios.

A medida que el consumidor cambia, también lo hace la forma en que Nielsen mide su comportamiento. Con más de 80 años de historia en la medición de medios en Australia, nos hemos adaptado e innovado continuamente para responder a las necesidades del mercado y a los cambiantes comportamientos de los consumidores.

Nielsen se enorgullece de continuar con nuestra tradición de adaptarnos al mercado para medir de forma independiente los hábitos de consumo de los australianos, estén donde estén.

Seguir navegando por perspectivas similares