02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Información > Medios de comunicación

La balanza se inclina: Televidentes empedernidos = una gran oportunidad para los anunciantes

Lectura de 2 minutos | Mayo de 2014

Los excesos no tienen por qué ser malos. Y cuando se trata de contenidos televisivos, los telespectadores empedernidos representan una gran oportunidad para los vendedores y las marcas. De hecho, un estudio reciente realizado por Nielsen señala que los programadores pueden aprovechar a los telespectadores empedernidos para reducir riesgos, impulsar la programación y aumentar la eficacia publicitaria.

¿Cuánta oportunidad? Según un reciente estudio de quintiles que divide a los usuarios en cinco grupos diferentes, casi el 50% de todos los telespectadores procede del 20% de los que más ven la televisión.

Según el estudio, los telespectadores empedernidos de EE.UU. pasan una media de 705 minutos al día frente al televisor, ¡casi 12 horas! Y la cantidad de tiempo que pasan frente al televisor sigue aumentando. Desde 2009, los telespectadores empedernidos han aumentado su consumo de televisión en un 8%, es decir, casi una hora más al día. Cuando se analizan las diferentes razas y etnias, el estudio revela que los afroamericanos tienen un 75% más de probabilidades de ser grandes telespectadores, con una media de 917 minutos al día.

Los telespectadores empedernidos no sólo consumen muchos contenidos, sino que también son consumidores activos, especialmente en lo que se refiere a la compra de automóviles, ropa, electrónica y restaurantes. Por ejemplo, es un 16% más probable que compren un coche nacional y un 17% más probable que compren ropa nueva en los últimos 12 meses. En comparación con los grupos que ven menos la televisión, los telespectadores empedernidos ocupan los primeros puestos en 10 de las 17 categorías de compra.

Los grandes telespectadores no sólo contribuyen a las ventas minoristas, sino que también influyen en los anunciantes.

Piense que un anunciante dispone de 705 minutos al día para llegar a un espectador intenso. Aunque es mucho tiempo para poner un anuncio, también hay que pensar en la competencia. Es probable que esos espectadores estén expuestos a muchos otros anuncios, todos ellos compitiendo por un lugar en la mente del espectador. Por eso, para mantenerse en primera línea, los anunciantes tienen que encontrar formas únicas de alimentar esos ojos hambrientos.

Etiquetas relacionadas:

Seguir navegando por perspectivas similares