Ir al contenido
Información > Mercados y finanzas

Atrapado en el carril lento

3 minutos de lectura | Michael Brown, Nielsen Automotive Lead y Adam Axiak, Nielsen Readership Lead | Octubre 2019

Nielsen emmaCMV revela que los australianos califican el medio ambiente como una cuestión social más importante que la salud mental, la educación, el envejecimiento de la población, los tipos de interés y la obesidad. El número de australianos que dicen estar cada vez más preocupados por el medio ambiente ha aumentado un 31% en el último año, hasta alcanzar 1,8 millones de personas. Ya estamos viendo cómo esta preocupación cambia la forma en que los consumidores compran alimentos e influye en su forma de viajar. Pero, ¿contribuye esta creciente preocupación por el medio ambiente a configurar una de las mayores decisiones financieras de los australianos: la compra de un vehículo de motor?

Aunque existe un fuerte deseo entre los australianos de "poner de su parte" para mejorar el medio ambiente y reducir su huella de carbono, su voluntad de cambiar de hábitos y comprar vehículos eléctricos está estancada.

Por ejemplo, aunque las ventas de vehículos eléctricos en Australia alcanzaron un máximo histórico en 2018, la cifra sigue siendo muy baja en comparación con otros mercados, ya que solo se vendieron 1.352 en Australia frente a 1,2 millones en China, 360.000 en Estados Unidos e incluso Nueva Zelanda vendió 3.682 vehículos eléctricos.

Para poner en marcha la industria del automóvil hay que resolver tres cuestiones:

  1. Educación y concienciación - Con sólo un 16% de personas que creen estar adecuadamente informadas sobre los vehículos eléctricos, existe una oportunidad real para que la industria del automóvil les eduque respecto a los beneficios únicos de los vehículos eléctricos. Los resultados son variados en lo que respecta al conocimiento de las marcas que ofrecen coches eléctricos: el 16% de los encuestados mencionó a Tesla, el 11% a Toyota y el 5% a BMW, Nissan y Hyundai. Curiosamente, cuando se les pidió que seleccionaran una marca que creyeran que vendía vehículos eléctricos en Australia, el 23% seleccionó marcas que no lo hacen y el 12% señaló que ningún fabricante vende este tipo de coches en Australia.
  2. Valor percibido: el 79% de los australianos dijo que el precio era el factor clave para animarse a comprar un vehículo eléctrico. El 50% dijo que sólo pagaría entre 20 y 30.000 dólares. Esta es una barrera importante para las ventas, teniendo en cuenta que los vehículos de gama baja, como el Hyundai IONIQ, se venden a partir de 45.000 dólares más los costes de la carretera, mientras que el Nissan Leaf cuesta alrededor de 50.000 dólares. Por lo tanto, no es de extrañar que los compradores de coches de lujo sean los que impulsen las ventas de vehículos eléctricos, ya que pueden permitirse pagar la prima.
  3. Autonomía e infraestructura de los vehículos: hasta un 47% de las personas creen que los vehículos eléctricos sólo pueden recorrer entre 100 y 300 km antes de recargarse. Sin embargo, a pesar de que la mayoría de la gente afirma conducir menos de 80 km al día, el peligro de quedarse sin carga en los viajes largos por carretera es un importante factor de disuasión para la compra. Además, el 77% de los australianos afirma que la falta de infraestructuras públicas es otro factor disuasorio fundamental. Así lo demuestra el hecho de que sólo haya 800 estaciones de recarga en Australia, frente a más de 6.000 gasolineras.

Para comprender mejor qué es lo que frena las ventas de vehículos eléctricos en Australia, Nielsen entrevistó a 10 responsables de marketing del sector del automóvil, a 1.000 australianos mayores de 18 años y revisó las opiniones de actitud y comportamiento de Nielsen emmaCMV. Puede acceder a estas conclusiones de forma gratuita en el informe de Nielsen sobre la adopción del vehículo eléctrico en Australia.