02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Perspectivas > Digital y tecnología

Imagínese esto: Aprovechar la personalización para mejorar la comercialización de contenidos visuales

4 minutos de lectura | Kamran Lotfi, VP, Product Management | Mayo 2021

La guerra del streaming ya estaba en marcha mucho antes de la llegada de COVID-19, pero la crisis sanitaria mundial aceleró drásticamente la adopción del streaming de vídeo y ha alterado para siempre nuestra dieta mediática. El mercado del streaming, antaño dominio de un puñado de empresas emergentes de alto perfil, está ahora plagado de cientos de servicios entre los que elegir, y los contenidos que ofrecen se han convertido en un elemento básico de nuestros hábitos de visionado de vídeo.

Con la llegada de nuevas opciones de streaming a medida que los consumidores buscan opciones que se adapten a sus estilos de vida en on-demand , los creadores de contenidos y las plataformas de streaming necesitarán algo más que grandes programas de televisión y películas para atraer y retener a los clientes. Sí, los estrenos de gran repercusión y los contenidos de bibliotecas muy queridos atraerán a los visitantes en busca de entretenimiento, pero ¿qué ocurre cuando los consumidores quieren algo nuevo? ¿Cómo elegirán qué ver a continuación?

Dado que los seres humanos somos criaturas visuales, la experiencia del usuario depende en gran medida de lo que vemos, no de lo que leemos. Al desplazarnos por las opciones de contenido, nuestros ojos nos ayudan a centrarnos en lo que nos atrae de entre los cientos de títulos a los que estamos expuestos. A los consumidores no les faltan grandes contenidos entre los que elegir, pero el éxito futuro en el ámbito del streaming dependerá de algo más que de los grandes contenidos: necesitará direcciones para llegar a ellos. Y la eficacia de esas indicaciones determinará si los espectadores los encuentran.

No cabe duda de que las recomendaciones y sugerencias pueden desempeñar un papel en el descubrimiento de contenidos, pero no hacen lo suficiente para que los contenidos de vídeo -que son muy visuales- destaquen. Tampoco están conectadas con el estado de ánimo del espectador. En comparación, una imagen vale más que mil palabras. Y cuando una imagen está personalizada, el impacto aumenta exponencialmente.

La sobreabundancia de contenidos, nuestro estilo de vida "siempre conectado" y el impulso de hacer varias cosas a la vez han hecho mella en nuestra capacidad de atención, y todos somos culpables de desconectar cuando nada nos llama la atención. Esto plantea grandes desafíos para los servicios de streaming y las plataformas de entretenimiento que compiten por nuestra atención. En 2019, realizamos un estudio que reveló que los adultos estadounidenses pasarían unos 7 minutos buscando algo que ver en sus plataformas de streaming antes de simplemente darse por vencidos. Con el crecimiento del mercado de streaming en el último año, me pregunto si la gente todavía pasará 7 minutos antes de buscar en otra parte. Mi instinto me dice que más bien 2 o 3.

El carrusel de vídeos es el escaparate de cualquier plataforma de contenidos de vídeo. Los visitantes no se conectan para leer. Entran para vivir experiencias visuales. Y ahí es donde las imágenes personalizadas pueden mejorar el merchandising visual de una plataforma. Supongamos que un nuevo lanzamiento está disponible y una plataforma hace todo lo posible para promocionarlo a los espectadores, pero sólo utiliza una imagen representativa. Puede que esa imagen no atraiga a todos los espectadores potenciales. Para un espectador, la atracción por el contenido puede centrarse en un tema clave, mientras que la ubicación principal del programa puede atraer a otro. Por eso, si la plataforma utiliza diferentes imágenes para atraer a distintos espectadores, el carrusel de vídeos se convierte rápidamente en un escaparate personalizado que eleva la experiencia del cliente. 

"¿Puede esto realmente marcar la diferencia?", se preguntará usted. En una palabra, sí. La personalización de la experiencia del usuario es la próxima oportunidad para los proveedores de entretenimiento que buscan maximizar la satisfacción del usuario y, al mismo tiempo, impulsar las métricas clave del negocio. En el cada vez más saturado espacio del streaming, el contenido y el compromiso con los programas disponibles son primordiales. Y cuando a los usuarios se les presenta una imagen que resuena con ellos, van a comprometerse con el programa. De hecho, un reciente proyecto piloto de uno de los cinco principales servicios de streaming de EE.UU. con Gracenote descubrió que las imágenes personalizadas contribuían a aumentar las horas vistas, los títulos vistos y el número de clics que conducían a la reproducción de vídeos.

En Estados Unidos, los datos de Nielsen nos dicen que el 77 % de los hogares estadounidenses tienen al menos un dispositivo conectado, y el tiempo que pasamos con contenidos en streaming va en aumento. Los espectadores estadounidenses transmitieron más de 132.000 millones de minutos de vídeo en diciembre de 2020, lo que representa casi una cuarta parte del tiempo total de televisión en los hogares que pueden transmitir vídeo. Con ese nivel de compromiso, los proveedores de streaming tienen todos los incentivos para centrarse en asegurarse de que están haciendo todo lo posible para garantizar que los espectadores comprometidos permanezcan comprometidos, y en sus plataformas. 

La comercialización visual inteligente de los contenidos de vídeo representa una nueva oportunidad para aumentar la participación y la satisfacción. Aunque no todos los contenidos serán atractivos para todos, personalizar las imágenes que ilustran la programación ayudará a los espectadores a encontrar programas y películas que se ajusten a lo que buscan.

Seguir navegando por perspectivas similares