Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

El contenido es el rey, pero los hábitos de visualización varían según el grupo demográfico

2 minutos de lectura | Diciembre de 2014

Desde los teléfonos inteligentes hasta las tabletas e incluso las consolas de videojuegos de última generación, la tecnología actual está cambiando rápidamente. Según el Informe de Audiencia Total del tercer trimestre de Nielsen -antes Informe Multiplataforma-, esta fragmentación no se aplica solo a la tecnología; los hábitos de visualización de los consumidores también lo hacen.

La reciente proliferación de nuevos dispositivos permite a los consumidores conectarse con los contenidos en cualquier momento y lugar. Lo que antes era un horario para ver la programación ahora parece poco más que una sugerencia, ya que los espectadores pueden elegir ver la programación lineal en directo, el vídeo on-demand, o a través de servicios de suscripción y aplicaciones, entre otras formas de sintonizar.

"El contenido sigue siendo el rey, pero los consumidores están dando forma a su propia experiencia de descubrimiento de contenidos, y la evolución del panorama de los medios de comunicación no ha disminuido la demanda de los consumidores de contenidos de calidad producidos por profesionales. Lo que ha cambiado es el número y la fiabilidad de los nuevos medios disponibles para los espectadores", dijo Dounia Turrill, vicepresidenta senior de Nielsen.

Todos los estadounidenses pasaron algo más de 141 horas al mes conectándose con la televisión tradicional en el tercer trimestre de 2014. Durante el mismo periodo, la población en general también experimentó un aumento de más de una hora en el tiempo dedicado a ver contenidos en diferido y un aumento de cuatro horas viendo vídeos en Internet.

Pero no todos los consumidores lo ven de la misma manera. Entre las diferentes razas/etnias que aparecen en el informe, el consumo de contenidos varía mucho.

En el tercer trimestre de 2014, el tiempo mensual que los espectadores negros dedicaron a ver la televisión tradicional fue el más alto de todos los grupos, ya que estos consumidores registraron una media de más de 201 horas al mes. Por otro lado, los espectadores hispanos y asiático-americanos están por debajo del índice en cuanto a tiempo mensual dedicado a ver televisión tradicional, con unas 117 y 82 horas, respectivamente.

En algunos casos, la adopción de una plataforma o dispositivo por parte de un grupo demográfico puede afectar a los hábitos de visualización no tradicionales del grupo.

Por ejemplo, mientras que el tiempo mensual que los estadounidenses de origen asiático dedicaron a ver la televisión tradicional en el tercer trimestre de 2014 descendió aproximadamente un 6% con respecto al tercer trimestre de 2013 -o casi cinco horas en total-, el tiempo que este grupo dedicó a ver vídeos en Internet ha experimentado un aumento del 17% en ese mismo periodo. Tal vez no sea una coincidencia que la penetración de las tabletas entre los asiático-americanos también haya aumentado un 17% en este periodo.

En general, el tiempo medio diario que los estadounidenses dedican a ver la televisión en directo disminuyó 12 minutos, pasando de 4 horas y 44 minutos en el tercer trimestre de 2013 a 4 horas y 32 minutos en el tercer trimestre de 2014. Por el contrario, el tiempo diario que los consumidores dedican a utilizar un smartphone aumentó 23 minutos, pasando de 1 hora y 10 minutos a 1 hora y 33 minutos al día. El contenido de Timeshifting (mediante un DVR o la tecnología de vídeoon-demand ) sigue teniendo eco entre los consumidores y, aunque sigue siendo una pequeña parte del uso general en todas las plataformas y dispositivos, el tiempo diario dedicado a utilizar un dispositivo multimedia sigue aumentando.

Nota: Los datos utilizados en este informe incluyen a las audiencias multiculturales. El público consumidor hispano comprende poblaciones representativas de habla inglesa y española.