02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Perspectivas > Digital y tecnología

¿Necesita velocidad? Encontrar las velocidades óptimas de carga y descarga para los consumidores en un mundo impulsado por los datos

Lectura de 4 minutos | Abril de 2016

Es un hecho. Las redes son la columna vertebral de todo operador de telefonía móvil y se cuentan entre las mayores inversiones que realiza una empresa de telecomunicaciones. La red de un operador es también la razón más importante por la que un consumidor elige y mantiene un proveedor de telefonía móvil. Y hay poco espacio para esconderse del tema, como se recuerda regularmente a los consumidores a través de innumerables anuncios de operadores de telefonía móvil que afirman velocidades "ultrarrápidas" en un mundo cada vez más móvil.

Sin embargo, al igual que no hay dos consumidores que consuman medios de la misma forma, tampoco hay dos consumidores que aprovechen las velocidades de carga y descarga de la misma manera. De hecho, la mayoría de los consumidores rara vez experimentan o necesitan las velocidades más rápidas que pueden ofrecer las redes. Aun así, medir la eficacia de este recurso crítico es esencial para el éxito de los actores, comercializadores y anunciantes del sector.

Según un reciente análisis de Nielsen sobre el uso de Android, casi el 50% de todas las descargas de los consumidores en EE.UU. tienen un tamaño inferior a 0,5 MB, ¡y más del 80% son inferiores a 2 MB!

El tamaño de los archivos viene determinado por el uso y el comportamiento (envío y recepción de archivos, streaming de música y vídeo móvil, publicación de fotos y videoclips), pero también por la forma en que las redes proporcionan datos a los dispositivos en pequeños trozos. Según el uso real de los consumidores, menos del 4% de todas las descargas superan los 10 MB.

El análisis reveló que los servicios de streaming de vídeo tienen el mayor tamaño medio de archivo descargado por aplicación principal, mientras que las aplicaciones de mensajería tienen el menor.

Y cuando se trata de velocidad, el tamaño importa, es decir, el tamaño del archivo.

La red de un transportista y la velocidad que alcanza es similar a la de un tren de mercancías que coge impulso. Un tren que sale de una estación comienza lentamente y tarda algún tiempo en alcanzar su velocidad máxima. Las redes funcionan del mismo modo. Cuando los consumidores empiezan a descargar, por ejemplo, una canción o una aplicación, la red empieza a enviar datos casi de inmediato. Una vez establecida la conexión, las velocidades de transferencia iniciales son bajas. Esto se debe a que la red tarda un poco en ponerse en marcha y enviar más cantidad de datos. Es entonces cuando la red puede ofrecer realmente esas velocidades máximas de las que es capaz.

El tamaño de la descarga está correlacionado con la capacidad de una red para suministrar datos a consumidores ávidos. Cuanto mayor sea el tamaño del archivo, más larga será la descarga y más tiempo tendrá la red para bombear datos más rápidamente al dispositivo móvil.

A medida que aumenta el tamaño de los archivos descargados, también lo hace la velocidad media de descarga 4G que experimentan realmente los consumidores. Entonces, ¿cuán rápidas deben ser las velocidades para los consumidores?

Para un tamaño medio de archivo de 0,52 MB, las redes no tienen tiempo de ofrecer velocidades superrápidas. Los consumidores sí experimentan velocidades más rápidas para archivos de mayor tamaño, grandes descargas, streaming, etc., pero es raro que las experimenten realmente porque la mayoría de los archivos que descargan son demasiado pequeños.

¿Qué es lo que realmente importa a los consumidores? ¿Las velocidades más rápidas para archivos de gran tamaño que rara vez se utilizan? ¿O las velocidades más rápidas para los tamaños de archivo que los consumidores utilizan con más frecuencia (inferiores a 2 MB) y una mejor cobertura de 4G? ¿Y les importan las velocidades que los operadores son realmente capaces de alcanzar?

"El sector está despertando poco a poco y se está dando cuenta de que, aunque los operadores sean capaces de ofrecer velocidades increíblemente rápidas, lo importante para los consumidores y, por extensión, para los resultados de los operadores, es lo que ocurre realmente en los dispositivos móviles en el mundo real", afirma Amílcar Pérez, Director General de Telecomunicaciones de Nielsen.

Es fundamental medir la experiencia que tienen los consumidores en sus redes y comparar las velocidades que realmente ofrecen los operadores. Que una red sea capaz de ofrecer una velocidad rápida no significa que eso sea lo que realmente reciben los consumidores.

En la actualidad, los consumidores realizan actividades que consisten principalmente en transferencias de archivos de pequeño tamaño. Sin embargo, una vez que actividades como la visualización de vídeo móvil en directo sean más frecuentes y deseables, las velocidades máximas serán más importantes para su vida cotidiana. Cuando se trate de archivos pequeños, la velocidad rara vez será un factor a tener en cuenta. En realidad, los consumidores sólo experimentarán velocidades superiores con archivos de mayor tamaño.

Metodología

Nielsen Mobile Performance mide más de 45.000 smartphones Android estadounidenses. El recuento único de panelistas para este conjunto de datos es de 28.297 debido a los filtros aplicados entre las cinco principales operadoras, en LTE/4G, y filtrados para dispositivos que han superado el proceso de certificación de Nielsen para garantizar sólo los datos más precisos. Las descargas suelen ser de gran tamaño (10 MB o más) para aprovechar al máximo la red y medir la velocidad máxima. Nielsen emplea la medición pasiva en el dispositivo. Comprobamos la experiencia real y completa del consumidor, utilizando metodologías del mundo real.

Seguir navegando por perspectivas similares