Ir al contenido
Información > Mercados y finanzas

El contexto es fundamental para que las marcas respondan a COVID-19

2 minutos de lectura | Junio 2020

Con la reapertura de lo que parece ser un entorno de recesión a largo plazo, las empresas buscan naturalmente hacer comparaciones con épocas pasadas de desafío económico. Pero las lecciones del pasado pueden no encajar perfectamente en la actualidad.

En un artículo reciente, Scott McKenzie, líder de Inteligencia Global de Nielsen, afirmaba: "...hacer comparaciones paralelas entre lo que ocurrió hace poco más de una década y las circunstancias actuales sería demasiado simplista. Tómenlo como una línea de base útil y sepan que los ajustes a las demandas de los consumidores esta vez deben hacerse con mucha más velocidad y fervor de lo que hemos considerado."

Los retos a los que se enfrenta la población durante la actual emergencia sanitaria son, por supuesto, desconocidos y requieren nuevos protocolos y soluciones para afrontar los desafíos. En algunas zonas, el progreso ya estaba en marcha antes de que llegara el virus, lo que permitió una transición más suave al estilo de vida de permanecer en casa de lo que algunos podrían haber esperado.

En los países digitalmente avanzados, como China, ya existían sistemas de entrega sin contacto, compras con realidad aumentada y pagos con el móvil y el grifo. Y desde el punto de vista de las comunicaciones y el entretenimiento, la gente utilizó la tecnología para encontrar aún más formas de conectarse, mantenerse informado, compadecerse y entretenerse. 

Es importante valorar los cambios más macro que se han producido este año mientras las empresas se recalibran a la cambiante demanda de los consumidores. Estos son algunos de los cambios que se han producido en Estados Unidos desde la última recesión.

Infografía comparativa entre la Gran Recesión y la COVID en EE.UU.