02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Información > Audiencias

La televisión, protagonista de las desigualdades sanitarias de las mujeres negras

4 minutos de lectura | Charlene Polite Corley, Vicepresidenta de Diverse Insights and Partnerships | Marzo de 2022

Capacitar a las personas históricamente excluidas para liderar la industria de los medios de comunicación significa poner su talento -así como sus experiencias vividas- en primer plano. Contar sus historias únicas a menudo significa oportunidades para que el público conecte más profundamente con los personajes o titulares que representan su propio camino, uno que de otro modo podría haber pasado desapercibido. Un ejemplo reciente perfecto surgió cuando un problema de salud crítico que afectaba a la comunidad negra se convirtió en el centro de atención a finales de 2021, y no me refiero a la COVID-19. 

Para aquellos que no hayan visto Harlem , la nueva serie de Amazon Prime , el séptimo episodio, acertadamente titulado "La mujer negra fuerte", toca demasiado de cerca. 

[Alerta de spoiler: este párrafo contiene spoilers de Harlem]. Tye, la jefa residente del equipo de Harlem, interpretada por Jerrie Johnson, intenta sobreponerse a un dolor abdominal y de espalda incapacitante hasta que finalmente acaba siendo operada de urgencia. ¿El diagnóstico? La rotura de un quiste. ¿Y el tratamiento sugerido? Una histerectomía. Desde las dudas del médico a la hora de recetar los analgésicos adecuados hasta la actitud desdeñosa ante un tratamiento que podría cambiarle la vida, este episodio fue trágicamente un retrato muy cercano de las disparidades en la atención sanitaria de las mujeres negras. 

En 2013, me diagnosticaron una afección igualmente dolorosa y común: miomas uterinos. Mi experiencia personal se centró en una intervención quirúrgica de seis horas para extirpar múltiples tumores benignos, cuyo diámetro oscilaba entre el tamaño de una pelota de golf y el de un pomelo. Recuerdo el consejo frívolo de "tener un bebé" antes de someterse a la operación, conocida como miomectomía. Recuerdo el estrés y la ansiedad antes y después de la operación. Y recuerdo que en la farmacia local no me surtieron toda la receta de analgésicos después de la operación, y la indignación de mi médico en mi cita postoperatoria cuando se enteró de que me había estado recuperando en casa con sólo un suministro para tres días. 

Aunque el caso de Tye demostraba el impacto perturbador de los quistes ováricos, su historia también era muy cercana a mí, y a los 26 millones de mujeres de entre 15 y 50 años que desarrollan fibromas uterinos, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Para las mujeres negras en particular, los problemas de salud reproductiva y los continuos obstáculos a un tratamiento compasivo, informado y eficaz que con demasiada frecuencia los acompañan, son una parte común de la vida. ¿Hasta qué punto? Los datos de Nielsen Scarborough muestran que las mujeres negras de entre 35 y 49 años tienen casi seis veces y media más probabilidades de que se les diagnostiquen miomas. 

Y el porcentaje de mujeres jóvenes negras afectadas por los miomas es asombroso, sobre todo si se tiene en cuenta la carga emocional que supone el diagnóstico, además de los síntomas físicos. Un estudio reciente publicado en el American Journal of Obstetrics & Gynecology reveló que los factores de estrés relacionados con un diagnóstico de fibromas pueden ser tan debilitantes como un diagnóstico de cardiopatía, diabetes o incluso cáncer de mama. Grupos como The White Dress Project llevan años trabajando para concienciar, promover la legislación y proporcionar una red de apoyo a quienes padecen fibromas y buscan tratamiento. Pero el poder de la narración representativa, tanto en los guiones televisivos como en los contenidos informativos, garantiza un alcance aún mayor de este tema, que permanece en gran medida silenciado fuera de la comunidad negra y de los medios de comunicación negros. 

El reciente informe Being Seen On Screen de Nielsen reveló que los programas con mujeres negras en la sala de guionistas ofrecían contenidos que no sólo centraban a las mujeres negras en la pantalla, sino que también ofrecían un contexto diferente en la forma en que eran retratadas. En un programa como Harlem , creado, dirigido y escrito en su mayoría por mujeres negras, no es de extrañar que el impacto de esta crisis de salud generalizada y los obstáculos a los que muchos de nosotros nos enfrentamos al buscar tratamiento se convirtieran en el centro de la historia de un personaje. Pero su programa no fue el único que el año pasado se enfrentó con valentía a los problemas clave de la salud reproductiva de los negros. Tiffany Cross, presentadora del programa Cross Connection de la MSNBC, reveló que se había sometido a la histerectomía, a menudo recomendada, para poner fin a su larga batalla contra los fibromas. Era la primera vez que veía los detalles de la enfermedad, y mucho menos que una presentadora de televisión hablara abiertamente de este tratamiento. 

Todavía se desconoce cómo se desarrollan estas enfermedades y por qué afectan en mayor medida a la población negra. Pero la televisión puede desempeñar un papel importante en la sensibilización y la empatía. Es importante señalar que las mujeres negras tienen el doble de probabilidades de buscar contenidos televisivos en los que se las vea en pantalla. Esto significa que hay una oportunidad de amplificar la necesidad de investigación, prevención y procedimientos menos invasivos, así como de normalizar la atención consultiva y no discriminatoria. 

Como habrán podido comprobar a lo largo de este Mes de la Historia Negra y de la atención prestada a la salud y el bienestar, queda mucho camino por recorrer para abordar las desigualdades en nuestra atención sanitaria. Pero mi esperanza es que sigamos viendo a mujeres negras poniendo de relieve las disparidades e inspirando el cambio a medida que una diversidad significativa sigue infiltrándose en la industria de los medios de comunicación.

Seguir navegando por perspectivas similares