02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Perspectivas > Digital y tecnología

A medida que aumenta la visualización de la web, surgen límites de ancho de banda

2 minutos de lectura | Abril 2009

Brandon Eshman, Nielsen Online

Si crees que Internet puede soportar contenidos ilimitados y has estado disfrutando de tu navegación web sin límites... espera. Al mismo tiempo que los consumidores aumentan el uso de Internet para ver contenidos a su conveniencia, algunas compañías de cable e ISP están poniendo límites a la cantidad de contenidos a los que puedes acceder en un mes determinado, o te arriesgas a pagar una penalización por sobrepasar el límite de la misma manera que tu compañía telefónica presupuesta tus minutos de cualquier hora.

Comcast ha impuesto a sus usuarios un límite de 250 gigabytes (lo que equivale a unas 120 películas completas en definición estándar o 65.000 canciones). Time Warner Cable tiene un programa de límites de ancho de banda que permite a los clientes elegir entre varios niveles, de 5 GB a 40 GB, a precios que oscilan entre 29,95 y 54,90 dólares al mes, con la posibilidad de un nivel de 100 GB en el futuro. El servicio FiOS de Verizon ha dicho que no tiene planes inmediatos de limitar el uso del ancho de banda.

El auge del streaming de vídeo no ha hecho más que empezar. Un ejemplo: el crecimiento vertiginoso de Hulu. Sólo los espectadores únicos de este sitio se han multiplicado por cinco entre febrero de 2008 y febrero de 2009. De septiembre de 2008 a febrero de 2009, los espectadores únicos han crecido un 49%, mientras que el tiempo de visionado ha aumentado un 54% (de 114,7 minutos a 176,9 minutos).

No sólo hay más consumidores que ven contenidos de vídeo, sino que tienden a pasar cada vez más tiempo en los numerosos puntos de venta (iTunes, Netflix, Xbox 360) que tienen los consumidores para acceder a los contenidos. YouTube también acaba de empezar a ofrecer programas de televisión y películas completas en youtube.com/shows.

Las compañías de cable tienen derecho a controlar sus conductos como quieran, pero unos límites más pequeños y rentables pueden tener un efecto real no sólo en el consumo individual de contenidos, sino también en las familias con niños y adolescentes ávidos de contenidos. Los límites más bajos entran cada vez más en juego a medida que la premisa de los límites se desplaza del uso individual al uso combinado, ya que los hábitos de descarga de películas, vídeo, música, etc. pueden cambiar ante el temor a los costes por exceso, especialmente a medida que se ajustan los presupuestos personales y familiares.

En este momento, parece que los consumidores aún no están dispuestos a aceptar los límites de ancho de banda. En respuesta a los comentarios de los consumidores y los políticos en las redes sociales, Time Warner Cable anunció que suspendería los planes de expansión de los límites en otras ciudades.

Como consumidor, ¿cuánto más estará dispuesto a pagar por ver, leer, mirar o jugar a través de Internet? ¿Cambiará sus hábitos de consumo y visualización antes de cambiar lo que paga por el acceso a Internet?

Etiquetas relacionadas:

Seguir navegando por perspectivas similares

Nuestros productos pueden ayudarle a usted y a su empresa