02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Información > Audiencias

Celebración del Año Nuevo Lunar: Llenarse de comida, familia y contenido

5 minutos de lectura | Patricia Ratulangi, Vicepresidenta de Comunicación Global, Diversidad, Igualdad e Inclusión | Febrero de 2021

Cuando pienso en el Año Nuevo Lunar, me vienen a la mente grandes reuniones familiares, visitas a familiares, paquetes rojos de dinero y comida tradicional. Al crecer, empezábamos las celebraciones con una gran cena familiar y platos especiales que significaban todo lo auspicioso: fideos para una larga vida, albóndigas para la riqueza (con forma de lingotes de oro chinos), pescado para la prosperidad, bolas de arroz dulce para la unión familiar y mucho más. Pero el COVID-19 puso fin a todas nuestras visitas y reuniones familiares. Ahora recurro a la televisión para aliviar mi nostalgia y conectar con mi cultura a través de contenidos relevantes.

Buscando en Internet programas para familias asiáticas, descubrí que mis opciones eran algo limitadas, lo que me sorprendió teniendo en cuenta que los asiático-americanos son la población de más rápido crecimiento en Estados Unidos. Según los datos de Gracenote Inclusion Analytics, los asiáticos orientales como yo tenemos una cuota de pantalla baja, lo que significa que nuestra visibilidad en toda la programación televisiva es sólo de un 2%. Si profundizamos, vemos que la visibilidad de los asiáticos orientales es un poco mejor en las plataformas de vídeo bajo demanda (SVOD) como Netflix, Amazon Prime y Disney+, pero apenas supera el 3%.

Dada su mayor visibilidad, no es de extrañar que el 82% de los estadounidenses de origen asiático estén suscritos a un servicio de streaming (en comparación con el 72% de la población total de Estados Unidos) y que tengan un 28% más de probabilidades de ver contenidos alternativos* (de otros editores de medios de comunicación, como programas en lengua asiática) a través de dispositivos conectados a Internet. Entre las opciones disponibles, las plataformas SVOD son las que mejor representan a los asiáticos y sus historias, con un 3%, pero el sector puede hacer más para llevar historias y representaciones auténticas a nuestras salas de estar.

Mientras buscaba contenidos para ver, Fresh Off the Boat, que se emitió de 2015 a 2020, apareció en los primeros puestos de mi búsqueda en Internet. Cuando se estrenó, fue la primera comedia de televisión estadounidense protagonizada por una familia asiático-americana en emitirse en horario de máxima audiencia desde All-American Girl, de Margaret Cho, que se emitió durante una temporada en 1994. Fresh Off the Boat ofrecía auténticos momentos de risa a carcajadas, como cuando Eddie le dice a su madre que quiere un "almuerzo de blancos" y acaba tirando su propio almuerzo chino, recordándome la vez que le preparé a mi hija un almuerzo de arroz frito y lo trajo a casa sin tocar. Mi búsqueda también dio como resultado Minari, una película de 2020 sobre una familia coreana que intenta construir una nueva vida como granjeros en Arkansas. Hay momentos conmovedores, como cuando la madre de Mónica llega de Corea, trayendo una maleta llena de comida como chile en polvo y anchoas secas, haciendo llorar a su hija. Esto es lo que hacemos nosotros, llevar maletas llenas de nuestra comida de vuelta tras una visita a nuestros países de origen, dándoselas a nuestras familias para demostrarles nuestro amor.

Como crecí en Singapur, me encanta Crazy Rich Asians, no sólo porque se rodó allí, sino también por sus bellos efectos visuales, como la comida callejera y las familiares calles de Singapur, que me acercan un poco más a casa. La popularidad de la película pareció inspirar un nuevo género de programas asiáticos: la telerrealidad, que muestra a asiáticos fabulosamente ricos, como vemos en Bling Empire y House of Ho. Aunque los temas de "pobreza y riqueza" atraen a muchas audiencias, la mayoría de nosotros vemos estas historias muy alejadas de la realidad. De hecho, hay una brecha asombrosa en las historias que se cuentan sobre los asiáticos. El informe de análisis de la inclusión de Nielsen estudió los temas de la programación cuando un grupo de identidad de la audiencia se ve bien representado en la pantalla. Los temas más presentes en la programación para asiáticos orientales son el coraje, la valentía, el desafío, la justicia, los hijos, todos ellos reminiscencias de la narrativa de los inmigrantes, las películas de kung fu y el patriarcado. Estos temas parecen alimentar el estereotipo asiático.

Dicho esto, pude encontrar un puñado de películas asiáticas que celebran la familia y la comida. En la mayoría de los hogares chinos, la comida es el lenguaje del amor. No somos la cultura más demostrativa, así que cocinar y servir comida a la gente es la forma en que mostramos nuestro amor y respeto. Me topé con contenidos que alimentaron mi alma. En Ramen Teh, un japonés visita Singapur tras la muerte de sus padres para aprender la receta secreta de la sopa de costillas de cerdo que preparaba la familia de su madre singapurense. Joy Luck Club me dio la esperanza de que pronto volveré a reunirme con mi familia en torno a nuestras comidas favoritas. Over the Moon fue la más conmovedora de todas, ya que presenta una escena en la que la familia se reúne para celebrar el Festival del Medio Otoño, la segunda fiesta china más importante. Las bromas de la familia mientras cocinan y comen, la joven que se asegura de que su abuelo consiga el mejor cangrejo y los familiares alimentos auspiciosos me hicieron llorar.

No hay lugar como el hogar para las fiestas, pero cuando no puedo estar allí en persona, ver programas sobre comida y familias como la mía en la pantalla me lleva allí.

*All other tuning (AOT): forma en que Nielsen clasifica el visionado de contenidos televisivos aún no medidos.

Seguir navegando por perspectivas similares

Nuestros productos pueden ayudarle a usted y a su empresa