02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Perspectivas > Deportes y juegos

¿Para tener y conservar, literalmente, o sólo para ver en formato digital? La evolución del entretenimiento en casa

Lectura de 4 minutos | Agosto de 2015

No hay duda de que la era digital está sobre nosotros. Hoy en día, el estadounidense medio posee cuatro dispositivos digitales, y cada vez utilizamos más estas herramientas y plataformas para entretenernos. Pero, ¿se ha pasado el público por completo a lo digital a la hora de ver contenidos televisivos y cinematográficos?

Dado que el 73% de los estadounidenses mayores de 12 años consume activamente películas y programas de televisión para verlos en casa, es importante conocer los hábitos de un volumen tan importante de consumidores. Un nuevo informe de Nielsen, Home Entertainment Consumer Trends, revela que, si bien el tipo de contenidos que ven estos consumidores y los contenidos por los que pagan han cambiado en los últimos años, su tendencia no siempre es hacia lo digital.

En el cambiante panorama del ocio doméstico, una cosa es constante: los consumidores ven más o menos la misma cantidad de películas y televisión en general. Lo que varía son los métodos. Más de la mitad de los consumidores afirman haber comprado o alquilado uno o más programas de televisión en formato digital en los últimos seis meses. Sin embargo, el número de consumidores de entretenimiento exclusivamente digital sigue siendo bajo: sólo el 12% de los consumidores ha declarado haber cambiado totalmente a los medios digitales para su consumo de televisión y películas. La mayoría (41%) afirma comprar o alquilar sus contenidos tanto en formato físico como digital. Y a pesar de que Blockbuster se declaró en quiebra hace cinco años, el 20% de los consumidores afirma que sigue comprando o alquilando discos físicos.

Puede que los contenidos digitales no representen la mayor parte de las compras o alquileres, pero ocupan la mayor parte del tiempo de los consumidores. Por término medio, los consumidores afirman dedicar un 25 % menos de su tiempo semanal a ver contenidos físicos que digitales, y la mayor parte del tiempo lo dedican a ver contenidos digitales a través de servicios de streaming por suscripción.

En general, los consumidores declararon que el 19% de sus horas totales de visionado durante la última semana se dedicaron a contenidos digitales, incluido un 10% a películas en streaming por suscripción, un 4% a TV/películas en propiedad digital, un 4% a TV por cable en vídeo a la carta (VOD; pedir on-demand o Pay Per View a través de un proveedor de cable o satélite por una tarifa única) y un 1% a películas alquiladas digitalmente en línea por una tarifa única. Comparativamente, los consumidores declararon dedicar sólo el 11% de sus horas de entretenimiento a contenidos físicos (el 7% a TV/películas compradas en disco y el 4% a las alquiladas). El resto de las horas se dedicaron a actividades como ver la televisión en directo o en diferido, jugar a videojuegos o ver películas en el cine.

Aunque puede que no haya sitio en las agendas de los consumidores para los contenidos físicos, sin duda lo hay en sus carteras. Los consumidores declararon haber gastado el doble en compras y alquileres de discos físicos que en digitales el mes pasado. El 10% de los dólares de los consumidores el mes pasado se destinó a la compra de discos de TV/películas y el 6% a alquileres físicos, mientras que sólo un 9% combinado se destinó al consumo digital. Sin embargo, este superávit no se extiende a todos los tipos de contenidos físicos; los consumidores declararon haber comprado menos películas, tanto en disco como en formato digital, y menos contenidos televisivos en ambos formatos que el año pasado. 

Algunos grupos de consumidores del estudio no eran conscientes de los precios, como los varones menores de 35 años, a los que se definió como "reyes de los contenidos" por sus grandes compras y alquileres de discos y contenidos digitales. En general, sin embargo, las compras de entretenimiento, tanto digital como físico, son cuidadosamente meditadas. Y los segmentos más frugales, como los "old school homebodies" (adultos mayores conservadores y autosuficientes) y los "cordless creatives" (en su mayoría millennials), tienen en cuenta el gasto antes de consumir.

De hecho, los consumidores en general indicaron una creciente preferencia por los contenidos televisivos gratuitos (y de suscripción por streaming) frente a ir al cine o incluso ver películas en general. Según el informe 2014 Moviegoing Report de Nielsen, aunque el 77% de los espectadores estadounidenses vieron al menos una película en una sala de cine el año pasado, la frecuencia con la que lo hicieron ha disminuido ligeramente. Y en comparación con el año pasado, el visionado de contenidos televisivos gratuitos aumentó en todos los métodos de visionado, incluida la televisión en directo, la televisión en diferido a través de DVR, el VOD por Internet (alquiler de una copia digital por una tarifa única) y el VOD por cable.

Metodología

El informe de Nielsen Home Entertainment Consumer Trends proporciona una visión completa de la categoría de entretenimiento en el hogar (que incluye cualquier formato de pago utilizado para acceder a contenidos de televisión y películas) y explora las tendencias en el uso físico y digital, el tiempo y los dólares gastados, así como los métodos utilizados para acceder a los contenidos. En marzo de 2015 se realizó una encuesta en línea representativa de casi 3.000 consumidores estadounidenses de entre 12 y 74 años, incluida una muestra representativa de hispanoamericanos de habla inglesa e hispana. 

Seguir navegando por perspectivas similares

Nuestros productos pueden ayudarle a usted y a su empresa