Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

Sintonía con los hábitos de escucha de la radio

2 minutos de lectura | Marzo 2014

Los oyentes de la radio son de todo tipo, al igual que sus preferencias de escucha. Sabemos que los oyentes sintonizan en diferentes momentos del día, pero también sabemos que lo hacen por diferentes razones. Por eso, una parte importante de la programación de radio consiste en determinar cómo atender a una audiencia más amplia sin dejar de centrarse en los oyentes principales. Sin embargo, abordar este tipo de cuestiones no tiene por qué ser tan complicado, sobre todo cuando se empieza a entender cómo la audiencia va y viene a lo largo del día.

Lo más probable es que, sea cual sea el mercado en el que se encuentre su emisora, los picos de escucha se produzcan en determinados momentos y se reduzcan en otros. Estos picos y descensos se deben sobre todo a los hábitos de los consumidores y a su estilo de vida. Por ejemplo, la relación entre el empleo -que está fuera de casa- y la escucha de la radio es muy importante. Según el último informe de Nielsen Audio Today, más de dos tercios de la audiencia semanal de la radio trabaja a tiempo completo y la sintoniza cuando está fuera de casa. Y eso significa que los horarios de trabajo de las personas son importantes impulsores del flujo horario de escucha a lo largo del día.

Hay muchos factores que contribuyen a la curva de audiencia de la radio: los desplazamientos diarios, la escucha en el trabajo, la sintonía en la pausa del almuerzo, los recados del fin de semana los sábados y domingos, y muchos más. La curva de audiencia global se basa en la audiencia media nacional del cuarto de hora (AQH) para oyentes de 12 años o más. Las dos curvas del gráfico siguiente proceden de la base de datos regional nacional de Nielsen del otoño de 2013.

Durante la semana laboral, las 7 de la mañana es la hora de mayor audiencia de la radio nacional, seguida de las 3 de la tarde y el mediodía, y los picos angulosos de la curva destacan los picos durante estos periodos clave. La curva del fin de semana, en cambio, es mucho más redondeada, mostrando cómo la audiencia aumenta gradualmente hasta el pico del mediodía y luego comienza a disminuir al mismo ritmo que creció.

Para los programadores de radio, comprender el gráfico nacional y las variaciones locales no puede ser más importante desde el punto de vista de la programación. Desde asegurarse de que el equipo de la mañana programe su mejor material cuando la audiencia está en su punto más alto hasta trasladar los contenidos menos importantes a los momentos en los que la audiencia baja para minimizar el riesgo, entender los hábitos diarios de su audiencia puede ayudar a maximizar sus índices de audiencia.