02_Elements/Icons/ArrowLeft Volver a Insight
Perspectivas > Deportes y juegos

Crecer y contar: a medida que los niños pasan de la infancia a la adolescencia, su paladar mediático cambia.

Lectura de 3 minutos | Marzo de 2015

Para la mayoría de los padres, sus hijos crecen demasiado deprisa. Pasan de ser niños pequeños que llevan pañales a niños de primer curso centrados en el apego y a adolescentes caprichosos en un abrir y cerrar de ojos, reclamando rápidamente independencia, intimidad y tomar sus propias decisiones.

Pero a medida que los jóvenes consumidores crecen, también lo hacen sus hábitos mediáticos. De hecho, un análisis de Nielsen reveló que, a medida que los jóvenes espectadores cambian cognitiva y evolutivamente, también lo hacen sus hábitos multiplataforma. Estos cambios suelen empezar a producirse en torno a los ocho años, cuando la curiosidad, la interacción social y los intereses específicos comienzan a crecer en los jóvenes espectadores.

El consumo de medios de comunicación por parte de los niños de distintas edades es similar a la transición de los guisantes colados a los cubiertos, con claras diferencias en cuanto a gustos, preferencias de visualización y audición, e incluso con quién los ven.

Por ejemplo, aunque más del 95 % de todos los niños (de 2 a 17 años) prefieren ver la televisión tradicional durante más de 20 horas semanales -los niños hispanos tienen una media de media hora más-, el análisis reveló que los niños más mayores y los adolescentes se conectan más al ordenador, ya que cerca del 29 % de los adolescentes de 14 a 17 años se conectaron a través del ordenador durante al menos un minuto en marzo de 2014.

Y a medida que los niños avanzan en la franja de 2 a 17 años, su independencia es innegable. Y lo que es más, la incidencia del visionado conjunto es cada vez menos frecuente en muchas plataformas.

En cuanto a la televisión tradicional, el análisis reveló que el 75% de los niños de 2 a 4 años la veían con otra persona en casa, pero el porcentaje disminuye constantemente a medida que los niños envejecen. De hecho, solo el 37% de los adolescentes de 14 a 17 años ven la televisión con otra persona en casa.

En cuanto al uso de dispositivos, las tabletas son más utilizadas por los niños más pequeños, que a menudo utilizan el dispositivo de otra persona. En cambio, la mayoría de los jóvenes de 12 a 17 años utilizan sus propios smartphones. Por ejemplo, el 80% de los adolescentes de 14 a 17 años utilizaron su propio smartphone en 2014, y las redes sociales fueron uno de los motores de ese uso. De hecho, el 80 % de los encuestados de 14 a 17 años con dispositivo propio afirmaron que accedían a una red social, navegaban por Internet o utilizaban aplicaciones, ¡y el 90 % de este grupo veía vídeos en sus dispositivos!

Pero las diferencias no sólo existen entre lo que los niños ven. También existen entre lo que oyen.

Aunque el uso de la radio entre todos los niños sigue siendo cercano al 90% entre los niños de 6 a 11 años y los adolescentes de 12 a 17 años, el contenido que escucha cada grupo es notablemente diferente. El análisis también ha revelado que la escucha compartida es omnipresente e influye en el tipo de contenido consumido. Por ejemplo, cuando los niños escuchan con adultos, dedican el 39% de su tiempo a escuchar música contemporánea para adultos o éxitos contemporáneos. Sin embargo, sin la influencia de los adultos, casi la mitad (47%) del cuarto de hora que los niños pasan escuchando estos mismos formatos.

Conocer las preferencias de los niños en cuanto a contenidos y dispositivos puede ayudar a los profesionales del marketing y a los programadores a determinar el mejor camino para el retorno potencial de la inversión, así como una forma de llegar directamente a los consumidores más jóvenes. Al fin y al cabo, ¿cómo puede un padre decir que no a un niño pequeño que pide una caja de cereales, el último juguete o un nuevo videojuego?

Metodología

Los datos sobre consumo de medios de comunicación en televisión y ordenador proceden del panel Nielsen National People Meter (NPM) y son representativos de la demografía estadounidense por edad, raza y etnia. El consumo de medios de comunicación a través de dispositivos móviles se recogió mediante una encuesta telefónica representativa diseñada específicamente y realizada en inglés y español. Los datos de consumo de radio se obtuvieron del panel Portable People (PPM) de Nielsen. Todos los datos cumplían la normativa COPPA y se obtuvieron con el consentimiento de los padres.

Seguir navegando por perspectivas similares