Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

El rock clásico vuelve a rockear en el verano de 2017

3 minutos de lectura | Septiembre de 2017

Dependiendo del lugar de Estados Unidos en el que vivas, la transición al otoño puede estar ya en pleno apogeo. La temporada de fútbol, las noches más frescas, los colores de las hojas y la vuelta a la escuela y a la rutina laboral señalan el paso de otro verano. Todos estos factores influyen en la escucha de la radio y serán los protagonistas de los próximos meses. Pero con la publicación de las clasificaciones del medidor de personas portátil (PPM) de Nielsen para la encuesta de agosto, es hora de poner un tope al formato del análisis del verano para este año.

Por segundo año consecutivo, el rock clásico fue el formato que más creció en audiencia al comparar la sintonía de los cinco primeros meses del año con la de junio, julio y agosto, los días más duros del verano. En 2017, la carrera se redujo a Classic Rock y Classic Hits, que se han convertido en candidatos a la corona del formato del verano en los últimos años. Es importante señalar que esta distinción no recae en el formato con mayor cuota de audiencia global (News/Talk). Se trata más bien del formato que más crece durante los meses de verano. Este año había cuatro formatos en la carrera por el formato del verano, y el Rock Clásico volvió a quedar en primer lugar.

Si se mira a largo plazo, está claro que el público gravita hacia la música de hace décadas durante los meses de verano, cuando los hábitos de escucha y las rutinas cambian. Classic Hits, el ganador del verano de 2014 y 2015, suele reproducir más música pop de las mismas épocas que Classic Rock, el ganador de 2016 y 2017.

Y al igual que esos hábitos veraniegos cambiaron la forma en que los estadounidenses escuchan la radio, también lo hacen los acontecimientos de las últimas semanas, ya que los grandes huracanes han afectado a la Costa del Golfo, Florida y el sureste. Cuando los resultados del PPM de septiembre estén disponibles dentro de unas semanas, seguiremos de cerca la escucha de las noticias y el uso de la radio, con especial atención a los mercados de Texas, Florida y otros.

La última vez que hubo una historia de huracanes tan importante en Estados Unidos fue en 2012, cuando Sandy subió por la costa este y tocó tierra en Nueva York. Por el camino, la tormenta pasó por siete mercados de PPM desde Washington a Boston, y en los primeros días después de que Sandy tocara Nueva York, la audiencia de la radio en esos mercados del noreste se disparó un 50%, ya que los consumidores acudieron a la radio en busca de información y actualizaciones. Además, la cuota de audiencia de las emisoras de noticias en Nueva York (tanto comerciales como no comerciales) aumentó de forma espectacular; el día en que Sandy tocó tierra en Nueva York, la mitad de los oyentes de la radio en el mercado eran emisoras de noticias o de todo tipo de noticias.

Cada tormenta es diferente y única, y los dos huracanes recientes llegaron a zonas pobladas en un fin de semana, en lugar de durante la semana laboral, como fue el caso de Sandy. En las próximas semanas sabremos más sobre cómo estas tormentas influyeron en los hábitos de la radio en Houston, Austin, Miami, Tampa y muchos otros mercados.

Los datos utilizados en este artículo incluyen audiencias multiculturales. El público consumidor hispano está compuesto por poblaciones representativas de habla inglesa y española.