Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

La retrocompatibilidad vuelve en el momento justo para el mercado de los videojuegos

6 minutos de lectura | Septiembre de 2020

Fabricar nuevas consolas de videojuegos que sean retrocompatibles con el software de generaciones anteriores no es fácil. Tampoco es siempre prudente desde el punto de vista económico para los fabricantes. Sin embargo, antes de la 8ª generación de consolas de videojuegos, la retrocompatibilidad era la norma, en gran medida para apaciguar las expectativas de los consumidores. Pero después de omitir esta característica en el lanzamiento de la 8ª generación, los fabricantes de consolas están recuperando la retrocompatibilidad con sus consolas de 9ª generación, y el momento no podría ser mejor para los consumidores. 

Desde que las órdenes de bloqueo en casa empezaron a tomar fuerza en marzo, los videojuegos han cobrado protagonismo. Quizá mejor preparados para resistir el impacto de la pandemia que otros medios, como la industria cinematográfica, la industria de los videojuegos ha prosperado, registrando un crecimiento récord en términos de participación e ingresos. La categoría también ha facilitado las conexiones personales de maneras que otras no pueden, incluso aportando más cosas además de los juegos, como conciertos y sirviendo de plataforma para los avances de las películas. Con la gente buscando repentinamente más formas de llenar un excedente de horas en el interior, mientras se conecta con el mundo exterior al mismo tiempo, la tormenta perfecta de la pandemia ha reforzado el aumento de la adopción y la retención. 

Sin embargo, irónicamente, aunque la pandemia del COVID-19 ha contribuido a impulsar la popularidad de la categoría de los videojuegos, también ha perjudicado a la industria al interrumpir los ciclos de desarrollo de los próximos juegos y provocar muchos retrasos, afectar a las cadenas de suministro de las nuevas consolas de novena generación, haciendo que sean aún más difíciles de adquirir de lo habitual, y agotar los fondos disponibles de los consumidores para el gasto en ocio.

Así pues, mientras comienza el otoño y los jugadores esperan ansiosos los lanzamientos otoñales más esperados del año (véase la lista completa más abajo), el software desempeña un papel más importante que nunca. El medio de los videojuegos está en plena ola de popularidad debido a la pandemia, y el periodo de lanzamiento de una nueva generación de consolas es clave. Como dice el viejo adagio, nunca se tiene una segunda oportunidad para causar una primera impresión. Sony y Microsoft están dispuestas a presentar un catálogo de lanzamiento lo más atractivo posible para convencer a los jugadores de que el suyo es el dispositivo que hay que comprar, ya sea mediante nuevos títulos, un nuevo ecosistema basado en suscripciones o incluso la retrocompatibilidad, que ayuda a los consumidores con poco dinero.

Sony ha confirmado hasta ahora cuatro títulos para el lanzamiento de PS5, dos de los cuales estaban en la lista de Nielsen de los juegos más esperados para otoño de 2020(Marvel's Spider-Man: Miles Morales, y el nuevo remake de Demon's Souls). El retraso de Halo: Infinite a 2021, debido en parte a COVID-19, quita algo de fuelle al lanzamiento de la 9ª generación de Xbox, dejando a Crossfire X como la novedad más esperada para llevar el lanzamiento de la consola Xbox Series X/S en el periodo vacacional de 2020.

Pero la transición a una nueva generación de consolas, ya de por sí una propuesta complicada dada la necesidad de los fabricantes de equilibrar la promoción de nuevos dispositivos sin alienar al público de las consolas actuales, se vuelve aún más difícil en una pandemia. Muchos consumidores se tambalean por el impacto económico, mientras que las cadenas de suministro también se ven obstaculizadas. Y aunque las decisiones sobre los planes de transición se tomaron antes de que la pandemia se hiciera presente, se han vuelto aún más fortuitas para los consumidores en el contexto de la pandemia.

En primer lugar, los dispositivos que anuncian la vuelta a la retrocompatibilidad suponen un cierto alivio. Los jugadores afectados por la crisis económica pueden no disponer de fondos para una nueva consola. Otros, en cambio, sólo disponen de fondos para la propia consola y no para un montón de juegos nuevos que la acompañen. La retrocompatibilidad ofrece a los jugadores la oportunidad de seguir jugando a su actual biblioteca de juegos en el nuevo dispositivo por el momento, con algunos juegos que incluso se benefician de resoluciones mejoradas. Del mismo modo, los consumidores pueden tener la seguridad de que si no pueden permitirse una nueva consola en este momento, pero quieren adquirir algunos juegos nuevos para su dispositivo actual al menos durante estas vacaciones, los juegos que compren ahora para su dispositivo de 8ª generación podrán jugarse en la plataforma de 9ª generación una vez que puedan comprarla.

Los fabricantes de videojuegos también están interviniendo para facilitar esta transición de otras maneras. Microsoft está ofreciendo su plan "Smart Delivery" para determinados juegos, que permite a los consumidores comprar la versión de Xbox One de un juego ahora, y luego obtener también una versión para Xbox Series X/S una vez que actualicen su consola más adelante. Aunque Sony no tiene un nombre de marca para su plan de actualización de software, también está ofreciendo actualizaciones gratuitas para los compradores de ciertos juegos de PS4 a la versión de PS5 más adelante. Los editores de software de terceros también se han apresurado a reconocer la situación de los consumidores y están ofreciendo actualizaciones gratuitas entre generaciones para varios títulos que están lanzando directamente a los jugadores, lo que ayuda a garantizar que puedan hacerse con la cuota de mercado ahora, incluso antes de que su público tenga los medios para adquirir un dispositivo de 9ª generación.

Y por último, Microsoft ha recuperado el plan Xbox All Access, que ofrece a los consumidores preocupados por los costes la oportunidad de conseguir una Xbox Serie X/S, una suscripción a una biblioteca de juegos con Game Pass y la posibilidad de transmitir esos juegos en otros dispositivos por un precio mensual de 24,99 dólares (para la Serie S) o 34,99 dólares (para la Serie X).

Es importante destacar que la pandemia de COVID-19 es mucho más que una crisis sanitaria mundial. En los seis meses que llevamos viviendo con el virus, éste ha afectado a todos los aspectos de la vida cotidiana. También está teniendo un efecto devastador en las empresas, la economía, las tasas de desempleo, el sentimiento de los consumidores y la capacidad de la gente para llegar a fin de mes. Para los consumidores, la pandemia ha dado lugar a dos tipos principales de consumidores: los aislados y los restringidos. Y aunque los consumidores aislados no se han visto directamente afectados por la COVID-19 (en lo sanitario o en lo económico) de la forma en que lo han hecho los consumidores restringidos, pueden optar por cambiar a unos hábitos de gasto más conscientes simplemente para ser precavidos. Sin embargo, aunque la industria del videojuego se encuentra en una época tumultuosa, con mucha incertidumbre y problemas inesperados, el fervor de los consumidores por los últimos y mejores juegos es una constante. Las nuevas consolas, las transiciones intergeneracionales de los editores, los programas de suscripción y las nuevas plataformas de streaming son todas ellas formas diversas de lograr el mismo objetivo final: servir software. Como dijo una vez Bill Gates, y otras formas de medios de comunicación han demostrado, independientemente de todas las diferentes plataformas y modelos de consumo disponibles... "el contenido es el rey".

Metodología

Nielsen Game Rank™

El Nielsen Game Rank™ representa un índice del nivel de expectación general entre los jugadores de cada plataforma, basado en una combinación de varias medidas clave (como el conocimiento, el interés, la urgencia, la valoración de los consumidores y otras). Los valores del índice reflejan el nivel de expectación general por el título, en relación con los niveles de expectación previos al lanzamiento de todos los títulos anteriores que se lanzaron en la(s) plataforma(s). Por ejemplo, un Game Rank de 90 indica que, tras considerar una combinación de varias medidas de consumo, y teniendo en cuenta lo lejos que está el juego de su lanzamiento, la expectación general actual por el juego es superior al 90% de los juegos anteriores en la misma plataforma(s), en ese mismo punto del ciclo de pre-lanzamiento.

Para el análisis de 2020, publicado el 1 de septiembre de 2020, se consideraron más de 80 juegos diferentes. Se esperaba que estos juegos se lanzaran entre el 1 de septiembre de 2020 y el 31 de diciembre de 2020. Se incluyeron en la lista los juegos con un Game Rank™ de 70 o superior. Los valores mostrados para los títulos multiplataforma son promedios de los valores de cada plataforma de lanzamiento. Las medidas de los datos se recogieron encuestando a más de 6.000 jugadores activos de entre 7 y 54 años, desde el 12 de julio de 2020 hasta el 15 de agosto de 2020.